Florero de cuerda

Hay algunas botellas que, por su diseño especial, da pena tirar; una buena forma de reciclarlas es convertirlas en bonitos floreros revestidos con cuerdas de colores.

image
1 de 5
Personaliza tus floreros

Cuanto más originales sean los diseños de las botellas mejor será el resultado final. Si eliges recipientes de diferentes tamaños podrás realizar una bonita composición. Introduce en cada uno de ellos distintas variedades de flores, según la temporada. Mesa, de venta Ikea.
Si quieres un diseño más delicado, por ejemplo para el tocador, sustituye la cuerda por materiales como cinta de raso o encaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Paso 1: Fija la cuerda a la botella.

Corta una tira de adhesivo de doble cara y pégala a la botella. La longitud de la tira debe ser igual a la altura del recipiente. Empezando por la base de la botella, pega la tira en vertical atrapando un extremo de la cuerda para que quede bien fijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Paso 2: Enrolla la cuerda alrededor de la botella.

Hazlo de forma que quede bien estirada y apretada para que no se vean resquicios. Mientras enrollas la cuerda, ve despegando la tira protectora de la cinta adhesiva. Cuando llegues a la boca de la botella, corta la cuerda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Paso 3: Termina de cubrir el cuello de la botella.

Cuando llegues a la boca de la botella, corta la cuerda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Materiales.

- Botellas o botes de cristal de distintos tamaños.
- Cuerda de rafia o yute jaspeada, en Leroy Merlin e Ikea.
- Tijeras.
- Cinta adhesiva de doble cara.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Detalles