¿Cómo hacer una caja de infusiones?

Te mostramos cómo transformar una lata de galletas en una coqueta caja con compartimentos, que te vendrá genial para guardar las bolsitas de té.

image
1 de 5
La caja del té

Cuando forres las tiras de cartón que forman las divisiones, coloca peso sobre ellas durante una hora para que el papel pintado o el Aironfix se fijen bien y no se levanten las esquinas. Complementos, de la firma Oliphant.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Paso 1: Pinta la caja.

Escoge una caja metálica con tapa para conservar el aroma de las infusiones y preservarlas de la luz directa. Límpiala bien y aplica varias manos de pintura acrílica, respetando los tiempos de secado entre una y otra. Cuida que los cantos queden bien cubiertos para un acabado perfecto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Paso 2: Corta las separaciones.

Toma medidas del diámetro de la caja y de su fondo. Haz tres rectángulos en el cartón y recórtalos. A continuación, aplica cola y pega el papel pintado para forrar las tiras. Realiza unas hendiduras de manera que las tiras encajen unas en otras, como ves en la imagen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Paso 3: Decora la caja.

Dibuja en papel la silueta de una tetera, recórtala y utilízala a modo de plantilla para realizar varias sobre el papel pintado. Pégalas con cola sobre la tapa y rocía toda la caja con barniz en aerosol para protegerla del roce. Por último, introduce la estructura de cartón y ya tienes los compartimentos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
MATERIALES

- Caja metálica. En este caso hemos utilizado la típica lata de las galletas de mantequilla.
- Pintura Americana azul plomo (3,2 €/bote).
- Barniz en aerosol y cola blanca.
- Papel pintado.
- Un pincel, tijeras, lápiz y regla.
- Cartón de grosor intermedio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY