Convierte tus muebles

Estos objetos han abandonado su rol primitivo para adoptar una nueva funcionalidad con tan sólo variar su posición. ¡Qué divertido!

image
1 de 8
De portatartas a estanterías

Unas cajas de corcho sin tapa, que antaño guardaron tartas heladas, se han convertido en hornacinas. Colócalas a distinta altura, sin sobrecargarlas de peso. Cactus (22 €), de Canterano y alfombra, de Ikea.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Un jarrón a base de platos

¿Qué hacer con esos platos sueltos a los que un golpe del destino les dejó sin taza? Conviértelos en un original jarrón: haz dos grupos de cuatro y pégalos por su base uno encima de otro; entre grupo y grupo, pega un plato boca abajo. Coloca encima una taza o una tetera bonita abierta. Esta composición ya hecha la puedes adquirir en Natura.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Un original minibar

Sácale el jugo a un pie de mesa solitario. Atorníllale una estantería bien centrada —ésta es el modelo Besta, de Ikea (29 €) — y tendrás un magnífico mueble bar o, si prescindes de la balda, un mueble auxiliar para la televisión. Gracias al pie con ruedas, podrás llevarlo donde quieras.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
De taburete a revistero

Al viejo asiento de la abuela pégale un trozo de fieltro en el sobre y dale la vuelta. Ata alrededor de las patas lana de colores para cercar su interior y ¡ya está hecho el revistero! Introduce en él tus lecturas favoritas y colócalo próximo al sofá. Cajas metálicas (37 € y 45 €), de Antennae.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
El árbol de la vida

Si tienes una pared vacía y un montón de fotos familiares sin colocar, te proponemos que pintes en ella la silueta de un árbol y cuelgues en sus ramas marcos de diferentes tamaños y colores. Podrás crear tu propio árbol genealógico. Los marcos barrocos pintados de blanco son de Quintarte. Suelo de tarima, de Leroy Merlin. Manta (32,90 €), de Natura.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Cojines hechos con retales

¿Acabas de tapizar unas butacas y no sabes qué hacer con los sobrantes de tela? Iguala los trozos, cóselos, mete un relleno y obtendrás unos coloristas cojines para colocar en el banco descalzador o sobre la cama. Banco modelo Sigurd (59,99 €), de Ikea. Lienzo en acrílico, de Artepama.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Actualiza una butaca

Las telas de saco, fuertes y recias, que en su día alojaron harina, café o legumbres, puedes reciclarlas para tapizar los cuarterones de una vieja butaca. Los estampados con letras marcan tendencia. Arpillera con letras, de Cofinex.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Una pantalla muy encorbatada

Cuando las corbatas pasan de moda o, simplemente no se usan, puedes usarlas para forrar la pantalla de una lámpara. Dóblalas por la mitad y pégalas con cinta adhesiva de doble cara. Pantalla (13,95 €), de Leroy Merlin. La silla y el pie de la lámpara son de un mercadillo.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY