Da un aspecto antiguo a una cómoda

¿Tienes un mueble que no te gusta pero no quieres tirarlo? Es el momento de darle una segunda oportunidad decapándolo. Toma nota, es sencillo y el resultado, vistoso.

image
1 de 5
Emplea colores suaves

Las vetas quedarán disimuladas. ¿Buscas contraste? Aplica un tono intenso en la última capa. Para recrear un ambiente marinero, los tiradores realizados con cuerda resultan perfectos. Puedes aportar una nota de color con pomos laqueados, si prefieres un aire más juvenil, o conseguir una pieza más delicada con tiradores de porcelana o de cristal en forma de flor.

2 de 5
Paso 1: Cambia los tiradores.

Saca cada uno de los cajones para trabajar con más facilidad. Retira los antiguos tiradores y lija todo el mueble para eliminar el barniz original. Limpia el polvo, aplica una imprimación selladora y, a continuación, da la una mano de pintura blanca. Deja secar y aplica una capa de gris claro a brochazos irregulares.

3 de 5
Paso 2: Los cajones.

Corta un trozo de cuerda natural, píntala de blanco, déjala secar y haz un nudo grueso, dejando 20 cm de más. Introduce la cuerda por el agujero del tirador y haz un nudo en el interior para que haga de tope al tirar para abrir el cajón.

4 de 5
Paso 3: La pintura

Consigue un efecto decapado envejecido pasando suavemente la malla metálica por la cómoda. Después, aplica cera natural.

5 de 5
MATERIALES

- Cómoda.
- Cuerda natural.
- Brocha.
- Malla metálica.
- Pintura acrílica blanca y gris.
- Lijadora eléctrica o manual.
- Tijeras.
- Martillo.
- Cera natural.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY