Jarrones de cristal teñido

¿Un toque desenfadado en tu mesa? Hazte con unos sencillos floreros de cristal, elige dos tonos y colorea parte de su interior con una capa de pintura.

image
1 de 6
Diseña tus propios jarrones

Vierte la pintura en pequeñas cantidades y con buen pulso. Otro procedimiento: introduce la pintura con una jeringa, apóyala en la pared y deja que resbalen lágrimas de colores. Banquetas, de Los Peñotes. Macetero, de Ikea. Alfombra, de Zara Home.
Ideas: Utiliza un esmalte espeso que te permita moldear la base con movimientos lentos.
VÍDEO

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
MATERIALES

- Jarroncito, de Ikea.
- Papel de embalaje.
- Un plato y una cuchara sopera.
- Pintura acrílica al agua, de venta en Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Prepara la superficie de trabajo con esmero

Para evitar disgustos, dedica unos minutos a organizar el rincón donde vayas a realizar la manualidad. Cubre la mesa con tiras de papel de embalar o bolsas de plástico y ten un paño húmedo cerca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Manos a la obra

Remueve la pintura hasta que quede un líquido homogéneo. Necesitarás una cuchara sopera o un cazo pequeño, preferiblemente con labio vertedor, que facilite la introducción de la pintura dentro del recipiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Un proceso metódico

Con la cuchara sopera, echa la pintura en pequeñas cantidades, con cuidado de que el hilo de color caiga directamente en el fondo del jarrón sin tocar las paredes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: El toque final

Gira en movimientos envolventes y suaves el florero hasta que la pintura cubra la superficie que te guste. Retira el exceso de pintura con la cuchara y deja secar al aire.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Vídeos