Recicla una mesa tocinera

En algunos rastrillos puedes encontrar auténticos chollos que despertarán tu imaginación, como esta desvencijada mesa de cocina que ahora es de trabajo.

image
1 de 4
Mesa tocinera

Si la mesa está en muy mal estado, puedes aplicarle una mano de pintura en el color que prefieras para camuflar imperfecciones. Aquí hemos optado por un cristal mate pulido, pero en una cristalería podrás elegir modelos de colores o serigrafiados. Si lo eliges transparente, decora la superficie con fotografías, recortes o telas. Balda Lack, silla y flexo, de Ikea. Complementos, de Vinçon.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Paso 1: Sobre de cristal.

Encarga una lámina de cristal del tamaño del sobre de la mesa. Si el borde no está perfecto, añade 2 cm de más a la medida para disimular la irregularidad. Aunque su precio es mayor, te aconsejamos que elijas un cristal de seguridad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Paso 2: Patas con ruedas.

Pasa una lija fina por toda la superficie para eliminar las imperfecciones y retira el polvo con un paño. Aplica una capa de barniz incoloro con una brocha, siempre en el sentido de la veta. Tumba la mesa, inicia los agujeros con un punzón y fija las ruedas a las patas con tornillos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
MATERIALES

- Cristal de 6 mm de grosor.
- Brocha.
- Mesa antigua.
- Lija.
- Barniz incoloro.
- Ruedas y tornillos, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Mesas