Estantería para la esquina

Con un poco de ingenio y buena mano, puedes aprovechar mejor el espacio con esta estantería de rincón. Es perfecta para la habitación de los más pequeños.

image
Estantería en esquina

Quizás el color blanco no se ajuste a la decoración del dormitorio o, tal vez, te apetezca un acabado más llamativo. Ten en cuenta que, al tratarse de DM, puedes pintarlo como quieras: rayas, estampados o, incluso, aplicarle laca. El aspecto liviano de los estantes y su ubicación en esquina hace posible su integración en cualquier espacio.

1 de 5
Paso 1: Corta las baldas.

Para obtener las baldas triangulares, traza dos diagonales cruzadas sobre cada tabla y córtalas. Si no dispones de las herramientas necesarias, pide que te lo corten en una tienda de bricolaje. Pasa una lija por todos los cantos, para suavizarlos y eliminar astillas, y después pinta cada triángulo de color blanco.

2 de 5
Paso 2: Fija los listones.

Mide los listones de pino y córtalos a inglete con ayuda de un marcador. Cada listón debe medir 10 cm menos que los estantes. Pasa una lija por toda la superficie de cada pieza y píntalos en el mismo color que las baldas. Antes de fijarlos a la pared, comprueba que estén perfectamente rectos, si es necesario, con ayuda de un nivel. Después, fíjalos con pegamento especial y refuérzalos con unos clavos sin cabeza para que soporten el peso sin problemas.

3 de 5
Paso 3: Coloca las baldas.

Por último, coloca las baldas sobre los listones.

4 de 5
MATERIALES

- Dos tableros de DM de 60 x 60 cm.
- Listones decorativos de madera de pino.
- Adhesivo No Más Clavos, de Pattex.
- Clavos sin cabeza.
- Pintura blanca.
- Lija.
- Marcador para cortar a inglete.

5 de 5
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY