Tu rincón de trabajo

Apostamos por ese territorio dedicado a tus aficiones. Con los mismos materiales y una estructura simple de base hemos creado varios rincones personalizados.

image
1 de 7
Mesa de trabajo en el taller

Con unos stickers en la pared -realizados silueteando un martillo y una llave inglesa sobre Aironfix negro- hemos conseguido un banco de trabajo para los amantes de la mecánica y del bricolaje. Complementos, de Ikea. Silla, de Aldaba. Globo terráqueo, de La Distribuidora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Zona de trabajo muy femenina

Para las que siempre se mantienen conectadas a la actualidad, hemos elegido papel de periódico para decorar el frente. Sobre la paleta de grises destacan las notas en color. Silla y archivadores, de Ikea. Accesorios, de Ordning & Reda y Salvador Bachiller, de donde es también el revistero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Paso 1: Marca la pared con los rieles

Calcula la distancia a la que vas a colocar en paralelo los rieles sobre los que se apoyará el espacio de trabajo. Marca con lápiz cada uno de los puntos y haz los agujeros con el taladro. Introduce los tacos, coloca el riel y fija con tornillos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Rincón de estudio para los niños

Baja algunos centímetros los tableros y deja que campen con libertad dinosaurios en cada balda. Ya tienes un rincón a la medida de tu peque. Sujeta un rollo de papel continuo con una cuerda atada a dos ganchos en el frente. Accesorios y lámpara, de Ikea. Adhesivos, de Leroy Merlin. Sillas, de Balda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Paso 2: Fija los soportes a los rieles

Con ayuda del nivel, asegúrate de que los rieles quedan rectos. Decide la altura a la que irá colocado el tablero que hará las veces de mesa. Engancha el soporte más largo en el riel y repite la operación con los estantes y las escuadras correspondientes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Zona de trabajo para costureras

Los libros dejan paso en las baldas a los retales, los hilos y las cintas. En la pared, un bonito papel o un trozo de tela. No puede faltar una cajonera en la que guardar todos los accesorios que una buena modista necesita tener a mano. Cajonera, de Ikea. Silla giratoria, de BoConcept. Papelera, de Balda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Paso 3: Marca tu estilo con los detalles

Sólo queda añadir detalles decorativos acordes con tus gustos o con el uso que vayas a hacer de este rincón. Juega con el acabado de los tableros, el estilo de la silla y coloca diferentes papeles pintados, pegatinas o ganchos en la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY