Reconvierte una puerta en un cabecero

Como verás, una puerta vieja y pasada de moda puede tener otra utilidad. Transformarla es sencillo, sólo hay que lijarla, pegarle unas molduras y pintarla.

image
1 de 4
Decora la superficie

Delimita con cinta de pintor los cuarterones y píntalos con esmalte azul. Deja que sequen 12 horas, da una segunda mano y deja reposar el mismo tiempo. Protégelos entonces con la cinta de pintor y decora de blanco el resto de la superficie. Ya tienes un bonito cabecero, sólo te queda colgarlo de la pared; hazlo como mínimo a 60 cm del suelo. De Grupo 13: mesilla, cuadrantes, colcha y reloj de sobremesa. Otra opción es decorar los cuarterones con papel pintado o tela y remates de cintas de pasamanería en los bordes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Materiales

- Una puerta
- Esmaltes, azul y crudo
- Rodillo
- Molduras de madera
- Lijas, de grano fino y medio
- Cola
- Cinta adhesiva

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Paso 1:

Retira todos los herrajes: los tiradores, las bisagras y la caja de la cerradura. Elimina los restos de pintura o barniz anteriores pasando una lija de grano medio y luego, una fina para dejar la superficie lisa y preparada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Paso 2:

Remata los cantos con molduras de madera. Pide a la tienda de bricolaje donde las compres que te las corten a la medida y con las esquinas a inglete, para que la junta quede más bonita. Para pegarlas, aplica cola blanca de carpintero, presiona y deja secar unas horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY