Reconvierte una puerta en un cabecero

Como verás, una puerta vieja y pasada de moda puede tener otra utilidad. Transformarla es sencillo, sólo hay que lijarla, pegarle unas molduras y pintarla.

1 de 4
Decora la superficie

Delimita con cinta de pintor los cuarterones y píntalos con esmalte azul. Deja que sequen 12 horas, da una segunda mano y deja reposar el mismo tiempo. Protégelos entonces con la cinta de pintor y decora de blanco el resto de la superficie. Ya tienes un bonito cabecero, sólo te queda colgarlo de la pared; hazlo como mínimo a 60 cm del suelo. De Grupo 13: mesilla, cuadrantes, colcha y reloj de sobremesa. Otra opción es decorar los cuarterones con papel pintado o tela y remates de cintas de pasamanería en los bordes.

2 de 4
Materiales

- Una puerta
- Esmaltes, azul y crudo
- Rodillo
- Molduras de madera
- Lijas, de grano fino y medio
- Cola
- Cinta adhesiva

3 de 4
Paso 1:

Retira todos los herrajes: los tiradores, las bisagras y la caja de la cerradura. Elimina los restos de pintura o barniz anteriores pasando una lija de grano medio y luego, una fina para dejar la superficie lisa y preparada.

4 de 4
Paso 2:

Remata los cantos con molduras de madera. Pide a la tienda de bricolaje donde las compres que te las corten a la medida y con las esquinas a inglete, para que la junta quede más bonita. Para pegarlas, aplica cola blanca de carpintero, presiona y deja secar unas horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de DIY