Un mantel individual con puntilla

Alegra los desayunos estivales con estos coquetos manteles y no te preocupes por las manchas, ¡son de tela plastificada!

image
Manteles personalizados

Completa el conjunto con unas servilletas coordinadas. No busques el mismo estampado. Juega con la base de color e introduce otros motivos. ¿Has visto qué original queda aquí la combinación de topos grandes con cuadritos vichy en la tela? ¡Mezcla!

1 de 6
Paso 1: Marca la tela

Para marcar la plantilla del individual utiliza un bajoplato, una fuente o una bandeja redonda. Dibuja el contorno con un lápiz por el revés de la tela. Un plato llano liso tiene 26 cm de diámetro por lo que, al menos, debes darle 10 cm más al círculo.

2 de 6
Paso 2: Recorta con tijeras por la línea que has dibujado

Debido al grosor de la tela plastificada, el corte también quedará limpio si utilizas un cúter con el mismo bajoplato o una plantilla en cartón como guía. No olvides proteger la superficie de trabajo.

3 de 6
Paso 3: Fija la puntilla al borde.

Hemos escogido una puntilla de 2 cm de grosor, que quedará más vistosa alrededor del mantel. Fíjala con alfileres al borde de la tela, tal y como se muestra en la fotografía. Asomará lo mismo en todos los puntos y evitarás que se mueva al coserla.

4 de 6
Paso 4: Cose la puntilla al hule

Cose la puntilla al hule con hilo rojo y puntadas cortas del mismo tamaño y equidistantes. Da unos pespuntes en el encuentro de los extremos de la puntilla para que no se levante.

5 de 6
MATERIALES

- Tela plastificada Lialotta, de Ikea. Disponible en varios colores.
- Puntilla de 2 cm de ancho del mismo color que la tela.
- Tijeras, lápiz, aguja, hilo y un bajoplato.

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY