Cómo recuperé el pijama que me cayó al patio (sin salir de casa)

Y de paso cumplí mi sueño frustrado de convertirme en Scout.

image
D.R

A todos nos ha pasado alguna vez, ese momento de pánico total al ver que tu prenda favorita se desprende de tus manos mientras cae lenta e irremediablemente al vacío. Por desgracia es algo habitual, y seguramente volverá a suceder. Aunque lo peor es llegar al patio y ver que no hay forma de entrar, que casualmente el vecino que tiene la llave no está en casa y que también casualmente necesitabas que esa camiseta o ese vestido secara cuanto antes.

En mi caso no se trataba de una urgencia, pero sí de mi pijama favorito, y como la necesidad agudiza el ingenio, te voy a contar el truco que me ayudó a recuperar mi tesoro de algodón. Solo requerirás tres elementos (el último es la paciencia). ¿Empezamos?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Que no cunda el pánico

Te asomas tranquilamente a tender la ropa, y de repente, ¡zas! Adiós pijama. No desesperes, sigue con las zapatillas puestas porque no tendrás que moverte de casa para recuperarlo.

Qué necesitas:
- Un alambre
- Lazos o cuerdas

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Elige un alambre ni muy rígido ni muy blando

La elección del alambre es importante y va a depender mucho del peso de la prenda que se te haya caído. Para algo finito como un pijama, opta por un término medio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Construye un gancho con el alambre

Dóblalo hasta que consigas la forma de un garfio, pero no lo cierres mucho porque será más difícil que se enganche a la prenda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Coge varios lazos o cuerdas

Tantos como necesites, ten en cuenta que cuanto más alto esté el piso, más vas a utilizar. Y volvemos a lo mismo, si se trata de una prenda ligera, con los lazos no te hará falta más consistencia, pero si pesa más usa las cuerdas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Átalos

Átalos todo lo fuerte que puedas, no vaya a ser que cuando estés en plena faena la prenda se te escape otra vez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Únelos al gancho

Importante, ¡únelos bien al gancho porque vas a tener que maniobrar desde los aires!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lánzalos por la ventana

¡Hora de la pesca! Ahora necesitas armarte de paciencia. Lanza los lazos y el gancho por la ventana hasta que toquen el suelo por la zona donde esté la prenda, y... ¡a la caza!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar