Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Taburete de peluche DIY

Dale una segunda vida muy suave a ese taburete del que estás pensando deshacerte.

Antes de tirar algo, piensa en reciclarlo. Un poco de pintura y un nuevo tapizado pueden obrar milagros, tal y como demuestra este paso a paso que ha convertido un viejo taburete en un asiento elegante con un giro poco convencional. Por favor, intenten esto en casa...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Toma nota

Puede que tengas un taburete que vayas a tirar porque el asiento está desgastado o al que quieras dar un toque diferente... Este tutorial te demuestra cómo darle otra oportunidad y personalizarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De colores

Este paso a paso te propone tapizarlo con tela de peluche blanca y pintar las patas de rojo, pero tú puedes adaptarlo a tus gustos y a la decoración de tu casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué necesitas?

- Un taburete

- Tela de peluche blanca

-Tijeras

- Chalk Paint

-Pistola de pegamento caliente

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 1

Lo primero, antes de empezar, será proteger bien la zona con papel o cartón, para no manchar nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 1

Una vez hayamos protegido todo, pintaremos las patas con Chalk Paint Red Velvet en espray. Serán necesarias varias capas para que queden bien cubiertas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 2

Mide bien el asiento del taburete y marca por la parte de detrás de la tela las líneas por las que tienes que cortar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 3

Corta la tela por las líneas que hayas marcado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 4

Presenta las piezas cortadas sobre el asiento para saber si lo cubren o necesitas recortarlas o unas más grandes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 5

Pega las tiras con la pistola de pegamento caliente. Asegúrate de ponerlas muy juntas para que el pelo disimule las divisiones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 5

Cubre bien todo el asiento con la tela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paso 5

Remata bien el asiento pegando la tela en la parte inferior.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
¡Terminado!

El pelo y el color de las patas lo convierten en un toque diferente y sutil para la decoración de cualquier estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un buen apoyo

Es perfecto para colocarlo en un rincón del salón, a la espera de que alguien necesite un asiento extra.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY