Una pared de madera... hecha con palés

Primero se hicieron muebles, después se utilizaron para crear cajas, letreros… y ahora vienen dispuestos a ser el material principal para recubrir paredes. ¿El resultado? Un look campestre, rústico y elegante. Así se hace. 

Estos armazones de madera han pasado ya por todas las fases. Lo último de los apasionados del DIY es recubrir las paredes con ellos. Y claro, no podíamos ser menos a la hora de probarlo. El look resultante es fabuloso: rústico, natural, campero… y con un toque de elegancia americana muy atractivo y además, sostenible.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para ello, toma nota de cómo hacerlo paso a paso.

Materiales:

- Palés (cantidad a elegir dependiendo de la superficie a recubrir)

- Lija

- Sierra

- Pistola de clavos

- Cinta métrica

- Pintura (opcional)

Pasos:

1. Quita los clavos de cada palé y lija la madera de cada tabla, separada del palé.

2. Es aquí donde puedes dar un toque de color a través de la pintura. ¡Tú decides!

3. Toma las medidas de la superficie a forrar y corta las piezas.

4. Coloca una a una cada tabla. Fíjalas con la pistola de clavos. Comienza desde el centro, hacia fuera. Tendrás que ir midiendo los espacios que queden libres e ir adaptando a través de cortes para ajustarlas.

* Prueba a forrar la pared principal de tu dormitorio, a modo de cabecero. ¡Una idea de lo más original!

Publicidad - Sigue leyendo debajo