Reciclar puertas viejas y triunfar con ellas

Si tienes una puerta antigua, tienes un tesoro. Qué hacer con ellas, cómo hacerlo, cómo tratarlas... nunca una puerta dio tanto de sí. Aquí la transformamos en un biombo con mucho encanto para el dormitorio.

Cambia las puertas, pero no tires las viejas. ¡Puedes hacer auténticas joyas con ellas! Desde un perchero a un biombo o un espejo. Retira las puertas y consérvalas en un lugar protegido de inclemencias climatológicas. Evita las lluvias y heladas. Ante todo, fuera humedades.

Decidas lo que decidas, el primer paso para restaurar tus puertas será lijar a conciencia. Si quieres darles un aspecto vintage, puedes hacerlo a través de las técnicas de pintura: craquelados, lijados en las esquinas... Un buen lijado previo para retirar todos los desperfectos ayudará a su futura conservación y a conseguir un acabado de éxito.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pinta y envejece a golpe de efecto chalky y betún de judea. Otro método puede ser el lijado post-pintura. Eso sí, ¡hazlo de forma ligera!

Llegó el momento. ¿Quieres un biombo? Coloca unas cuantas visagras móviles entre ellas y crea una estructura triple. Unos percheros pueden ayudar al orden si lo ubicas en una zona de vestidor.

Si quieres hacer unas puertas correderas, coloca una guía superior, cuélgalas y ¡presume de puertas DIY!

Para hacer un espejo, coloca una superficie acristalada sobre una base totalmente lijada y limpia. Pega con silicona caliente y colócalo de pie, sobre la pared. Estilo colonial de lo más chic con un par de retoques. Retoca en color bronce el marco y bordarás tu proyecto.

¿Te atreves?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY