Dale un nuevo aspecto a una vieja silla

Transforma por completo una silla con pintura. Una mano de base y un simpático toque de color en las patas a modo de calcetines. Sigue este paso a paso y tendrás una silla nueva.

Una silla renovada, una mano de color y calcetines en las patas. Con una brocha, un par de colores y cinta de carrocero cambia por completo el aspecto de una silla. Mira cómo hacerlo.

Materiales:- Lija- Paño- Brocha- Cinta de pintor- Pintura- Imprimiación ¿Cómo se hace?1. Prepara la silla. Lija con una lija de grano fino toda la silla. A continuación pasa un trapo ligeramente humedecido para retirar el polvo. Sécala o deja secar al aire. 2. Aplica una imprimación a la madera. Puedes usar el Fondo Protector de Bruguer, que permite que la pintura se adhiera bien. Sigue las vetas naturales de la madera al aplicar el fondo.
Publicidad - Sigue leyendo debajo

3. Con esmalte Acrylic de Bruguer pinta toda la silla, una vez seca la capa de imprimación. Con dos capas tendrás un acabado profesional.

4. ¡Pinta calcetines en las patas! Cuando vuelva a estar seca la pintura, mide hasta qué altura quieres pintar las franjas de las patas, coloca cinta de carrocero por encima del punto que hayas marcado para crear una línea definida. Te recomendamos que lijes ligeramente esa zona a pintar nuevamente para que el acabado sea regular. Limpia para evitar que se quede el polvo. Y ahora ya puedes aplicar el segundo color a las patas. Deja secar bien la primera mano de pintura antes de aplicar la segunda. 5. Deja secar bien y retira con cuidado la cinta de pintor.

Este do it yourself es una idea de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY