Cómo decorar con flores secas

Es un gusto ver una planta con sus flores en plena floración. Sus colores, su frescura… sin embargo, todas las flores tienen fecha de caducidad. Algunas conservan ese encanto también marchitas. Te damos algunas buenas ideas para darles una segunda oportunidad.

Algunas de las especies que conservan mayor belleza en sus flores marchitadas son los geranios, las margaritas, campanillas, pensamientos, violetas… aunque puedes utilizar cualquier tipo de flor para ello.

Para elaborar tus manualidades puedes optar desde los clásicos centros de mesa con flores y hierbas aromáticas como el tomillo o la hierbabuena, con los que además conseguirás un ambientador natural, a murales plagados de flores secas con washi tape.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Para elaborar un centro de mesa, tan sólo corta el tallo de las flores con cuidado de no desintegrar las hojas y colócalas en una fuente o bandeja de cristal. Añade unas gotas de aceites esenciales o hierbas aromáticas.

Puedes utilizar también ramas secas de las plantas recién marchitadas para colocarlas en vasijas de latón y hacer bonitos rincones otoñales. Del mismo modo, puedes utilizar las flores marchitas de un centro de margaritas o de violetas para colocarlas sobre una bandeja de pasteles con tapa, estilo quesera. Una idea estéticamente preciosa.

Las flores de las azaleas, por ejemplo, son perfectas una vez se han marchitado para colocarlas en una pared de forma individual, sujetas por washi tape y hacer una bonita composición floral como si de un mosaico en 3D se tratara.

Del mismo modo, con las flores secas y prensadas podrás hacer coronas ayudándote de soportes de poliespan que actúen de soporte en el que poder clavar los tallos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY