Un cubrecontador decorativo muy fácil de hacer

Esta idea DIY para ocultar el cuadro eléctrico de tu casa es sencilla, barata y perfecta para la pared del recibidor.


    El cuadro de luces de una casa es un elemento poco estético, por eso te animamos a crear un cubrecontador DIY decorativo. La técnica de esta manualidad casera es muy sencilla, porque solo necesitarás un cartón pluma y una fotografía o ilustración que te guste o encaje con la decoración de tu recibidor.

    La orientación es importante. En este caso, te ofrecemos la solución para ocultar un cuadro eléctrico horizontal, pero puedes echar un vistazo a este paso a paso para hacer un cuadro vertical que esconda el contador.

    Este cambio en la decoración es mínimo, pero esencial, y siempre es de gran ayuda conocer los trucos para ocultar los elementos antiestéticos de tu casa. Ya ves que no hace falta una reforma, pensar mucho ni dejarse un dineral, porque con esta manualidad fácil, barata y resultona le quitarás a tu casa el aspecto de piso de alquiler.

    Vamos más allá, ¿por qué no te decides a regalar este cubrecontador casero a tu seres queridos? Será una pequeña sorpresa para su cumpleaños o un bonito detalle, además de un elemento muy práctico. Les gustará mucho más si utilizas una fotografía familiar, así te recordarán cada día cuando lo vean colgado de la pared.

    Cómo hacer un cubrecontador DIY

    Para hacer una tapa del cuadro de luces, lo primero que tienes que hacer es medir el rectángulo que necesitas cubrir para calcular las dimensiones del cubrecontador decorativo.

    Marta Rivas

    El grosor de la plancha de cartón pluma es importante para que el cubretapas DIY tenga consistencia, así que procura que tenga unos 4 mm de grosor. Además, vas a necesitar para esta manualidad casera un metro o regla, lápiz, cúter y silicona líquida.

    Empieza a trabajar sobre una superficie plana y conseguirás hacer un cubrecontador muy original en un periquete. ¿Ya has elegido una fotografía para decorar el recibidor de tu casa? Puede ser un recuerdo de vacaciones, una bonita puesta de sol, una imagen vintage o una ilustración bonita, como un dibujo de tus hijos o con motivos geométricos o botánicos.

    La técnica es muy sencilla. Solo tienes que adherir la lámina o la fotografía al cartón pluma con pegamento de barra y recortar con el cúter los límites de la ilustración.

    Ahora, tendrás que embellecer el cubrecontadores casero con un marco realizado con piezas de cartón pluma, en 2 cm de ancho. La pistola de silicona te ayudará a unir cada lateral para formar un bonito perfil. Para lucir tu nuevo cuadro trampantojo tienes que colgarlo con una pequeña alcayata o con para que tu recibidor luzca más bonito.

    Realización: RecyCrafts.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de DIY