Cómo hacer un práctico organizador de pared para lápices y bolis

¿Quieres tener ordenado y a mano tu material de escritura y dibujo? Con unos objetos reciclados y un poco de maña conseguirás un espacio de trabajo o estudio de lo más ¡productivo!

Con el teletrabajo cada vez más establecido y el colegio a pleno rendimiento, es el momento de organizar los escritorios de la casa. No te agobies, es mucho más fácil de lo que parece. Con unos botes de cristal reciclados y algo de imaginación, tendrás un bonito portalápices de pared. De esta forma, conseguirás tener todos los útiles de escritorio siempre a mano y a la vez, liberarás espacio en la mesa de trabajo.

Pero, ¿por qué es tan importante mantener el orden en las zonas de trabajo? Son varios los estudios que demuestran que la desorganización reduce nuestra capacidad de concentración y baja nuestra productividad. Un lugar ordenado, logra que no perdamos el tiempo en buscar papeles, lápices, etc y nos cunda más. Pero también, consigue que no nos distraigamos tanto y podamos trabajar o estudiar con más fluidez.

¿Listo para organizar y embellecer la pared de tu escritorio? Pues sigue nuestro paso a paso. Te lo pasarás... ¡en grande!

¿QUÉ NECESITAS?

- Tabla de madera de pino
- 3 abrazaderas de metal
- 3 frascos de cristal
- Escuadra
- Lápiz
- Tornillos y atornillador
- Barniz protector al agua
- Brocha
- Taladro

PASO A PASO

  1. Comprar o cortar una tabla de madera de pino con las medidas que quieras. Aplicar barniz protector al agua con una brocha siguiendo la veta de la madera para proteger, decorar y resaltar la belleza del material. Dar un par de manos y dejar secar.
  2. Medir y marcar sobre la madera con un lápiz la posición en la que irán los frascos. Abrir las abrazaderas y hacer un pequeño agujero con una broca fina. Fijar a la tabla en el punto marcado con un taladro atornillador utilizando tornillos para madera.
  3. Poner los frascos de cristal y ajustar las abrazaderas a su diámetro apretando bien el tornillo. Asegurar el organizador a la pared con tacos y tornillos. Rellenar los botes con tus lápices o pinturas favoritas.

    Este proyecto hand-made supone una forma muy económica y ecológica de tener un soporte para nuestro material de trabajo. Al usar los frascos de vidrio de las conservas, mermeladas, etc, estamos dando una segunda vida a objetos que de otro modo acabarían en la basura. Recurrir a objetos reutilizados para decorar nuestro hogar es una de las tendencias más responsables de este momento. ¡Únete a ella!

    Realización: RecyCrafts.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo