Un cubo para la colada con tapa, bonito y muy decorativo

Descubre lo fácil que es hacer un cesto para la ropa sucia que te ayude a conservar el orden en casa y a mantener a raya los malos olores. ¿Te animas a hacer el tuyo?

El cubo de la ropa sucia es un accesorio imprescindible en cualquier hogar. Situado, habitualmente, en el baño o cerca de la lavadora, ayuda a almacenar las prendas manchadas hasta la siguiente colada y a limitar la propagación de bacterias y malos olores.

En muchas ocasiones, el cesto de la ropa sucia no se puede guardar dentro de un armario y queda a la vista de todos. Es, en estos casos, cuando hay que empeñarse en tener uno más decorativo y bonito. Si todavía no has encontrado uno que encaje por tamaño o estilo en tu hogar, no te puedes perder este vídeo, donde se muestra, paso a paso, cómo realizar uno a tu gusto, usando un cubo grande que tengas por casa y papel pintado que te haya sobrado de alguna otra manualidad. Además, cuenta con unas prácticas asas para poder transportarlo fácilmente cuando se encuentre en una estancia diferente a la lavadora y tapa para evitar que los malos olores se propaguen por toda la estancia. El resultado te gustará tanto, que querrás hacer más cubos y de distintos tamaños para clasificar la ropa por colores o tejidos y ahorrarte tiempo en la preparación de la siguiente colada. También es buena opción tener un cubo o cesto para ropa en cada habitación, así hasta los más pequeños de la casa se acostumbrarán a recoger su ropa y llevarla a la lavadora. Una idea genial ¿no? A cada uno le puedes decorar con distintos motivos y colores que combinen con la decoración de cada habitación.

¿Comenzamos?

Materiales que necesitas para esta manualidad:

- Un cubo grande que ya no uses
- Papel pintado (o incluso retales)
- Cinta métrica
- Pintura dorada
- Bolsa de tela grande
- Cuerda de color
- Cúter
- Pegamento de contacto
- Cola de empapelar
- Pintura negra
- Brochas

Paso a paso

  1. Pintar con la pintura negra la tapa y la parte inferior del cubo y con la dorada, la parte superior. Realiza movimientos horizontales y verticales con la brocha para conseguir un acabado más uniforme. Para no sobrecargarla, se recomienda cargarla de pintura hasta un tercio de la longitud de las cerdas.
  2. Medir la cantidad de papel pintado que necesitamos para forrar el cubo y cortar. Encolar y, tras unos minutos, pegar en la parte central del cubo. Alisar con un trapo para que no queden burbujas.
  3. Colocar asas en el cubo para que te resulte más fácil su transporte, dos en los laterales y una en la tapa. Para ello, hacer los agujeros con una tijera o un cúter y pasar la cuerda. Anudar los extremos por la zona interior del cubo para que no se vean.
  4. Pegar el borde de la bolsa de tela al borde interior del cubo con pegamento de contacto. Presionar con los dedos para asegurarnos que quede bien pegado. Dejar secar y ¡listo para usar!

    Realización: Recycrafts.


    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Textil