Cómo hacer un macetero colgante de macramé

El macramé es una técnica ancestral muy sencilla que ahora se utiliza para decorar en estilo boho chic. ¿Quieres aprender a hacer tu propio colgador de macetas?

Toda la vida hemos visto en nuestras casas murales de macramé, maceteros colgantes, fundas de cojines, incluso caminos de mesa, hamacas o flores decorativas. Esta técnica de trenzado es de origen persa, se denominaba mikrama, aunque su apogeo fue en los años 70, hasta identificarse con la tendencias para decorar en estilo hippy. Seguro que aún recuerdas aquellas lámparas de techo que poblaban los salones setenteros o los atrapasueños que, quizá, tenías en tu dormitorio infantil.

Maisons du Monde

Las piezas artesanales en macramé son las reinas de la decoración boho, así que no te lo pienses más y aprende a hacer un bonito macetero DiY para tus plantas. Es una manualidad sostenible, porque se pueden reutilizar los cordones, hacer y deshacer las piezas; pero también porque se utilizan fibras naturales, como la seda, el yute, el algodón o el lino.

Por si fuera poco, ¿sabías que hacer macramé relaja? Como toda artenanía, exige concentración, pero también es una forma de evadirse de la rutina diaria. Es una terapia antiestrés fabulosa y, al mismo tiempo, una estupenda forma de decorar con detalles ideas y pequeñas manualidades DiY algunos rincones de tu casa.

Tipos de nudos

Muy Mucho

Para empezar a tejer, lo más importante es conocer los tipos de nudo de macramé y, sobre todo, saber combinarlos para crear una pieza original y, sobre todo, única. Es muy importante la fuerza que apliques a cada nudo, porque así formarás texturas distintas. Estos son los trenzados más habituales:

  • Alondra. Coge un cordón, dóblalo por la mitad y pásalo por encima del aro o del canutillo de cartón o madera que hará de soporte. Toma los dos extremos de la cuerda y pásalos por dentro de la horquilla que has formado con el cordón. Este nudo es el anclaje que se utiliza al empezar a tejer.
  • Nudo plano o cuadrado. Separa las dos cuerdas exteriores y desplaza el izquierdo por encima de las tiras centrales, pero por debajo del bucle formado con la cuerda situada más a la derecha. Alterna los bucles empezando por cada lado, en forma alterna.
  • Nudo espiral. Necesitas cuatro cuerdas. Se empieza siempre por la misma cuerda. Pasa el cordón de la izquierda sobre los centrales y pon encima el cordón de la derecha, que pasarás por debajo del centro y saldrá sobre el bucce izquierdo. Esta técnica es muy visual y perfecta para soportar peso.
  • Nudo barril. Se aplica solo en una cuerda. Haces una lazada y pasas por el interior 2 o 3 veces el extremo. Se ajusta el nudo y queda un diseño muy dinámico. Es perfecto para los tapices murales, las cortinas o para fijar las puntas de los cordones por ejemplo en nuestro macetero.

    Macetero de macramé

    Los materiales para hacer este colgador de macetas son seis cordones de algodón, de 4 metros de largo cada uno, una anilla y unas tijeras. Para empezar a tejer, tienes que fijar el colgador en algún punto, que puede ser el canto de una mesa, así te será más fácil trenzar.

    Una vez colgadas, empieza con un nudo plano, desde la cuerda de la derecha, y sigue con otro nudo cuadrado, desde la cuerda de la izquierda. Elabora, al menos, seis seguidos hasta formar una pequeña columna.

    Cortesía Ikea / ver campo texto

    Ahora, divide los cordones en dos secciones y vuelve a repetir la operación anterior y crea dos nuevas series de nudos o columnas. Cuando termines, estira todas las cuerdas, deja unos 5 cm sin tejer y realiza dos nudos cuadrados.

    Tienes que empezar a hacer nudos en espiral has alcanzar los 15 cm, en las tres secciones del macetero. Vuelve a dejar otros 15 cm sin anudar. Luego, ajusta con dos nudos planos cada sección de cuerdas.

    Empieza a hacer el soporte de la maceta. Conviene que te fijes bien en el vídeo. Las tres secciones tienen que estar bien estiradas. De cada una, saldrán cuatro cuerdas, que dividirás de dos en dos, y pondrás en forma de triángulo. De tal forma, que se crucen unas sobre otras. Haz nudos cuadrados entre ellos. Da la vuelta al aro donde se sujetan las cuerdas y asegura con otra serie de nudos planos.

    Tienes que ir dejando espacios sin tejer de unos 3 cm para formar la cestilla de macramé, que soportará la maceta. Para terminar. Vuelve a hacer una serie de unos 30 nudos en espiral. Remata tu maceta de macramé deshaciendo cada cuerda para que quede un adorno rizado, en la parte inferior.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo