Sácale los colores a tus muebles anticuados

¡No los tires! Los viejos muebles que hayas heredado pueden tener una nueva vida y volver a ser funcionales y modernos con una mano de pintura.

Armario azul restaurado con pintura a la tiza
Hearst

Un armario, una mesa o un aparador de los abuelos pueden rejuvenecer muchos años y aligerar enormemente su peso visual, si los actualizas con el mejor recurso que hay para ello: la pintura. Y si es con la archiconozida chalk paint el resultado será genial.

Mira el cambio que se logró con esta vieja cómoda:

Cómoda antes de restaurarla.
Hearst
Cómoda pintada en turquesa de Annie Sloan.
Hearst

¿Una transformación impresionante, verdad? Y tan solo con una mano de pintura a la tiza, una lija y un poco de cera.

Puedes ver aquí cómo se transformó la cómoda, paso a paso.

La chalk paint es un tipo de pintura muy cubriente: no necesitas muchas manos para cambiarle el color a cualquier mueble y tampoco precisarás decaparlo ya que puedes pintar encima del acabado original ¡Como lo oyes!, este armario era de color marrón oscuro.

En este armario se ha usado chalk paint de la firma Annie Sloan.
Hearst

Si lo pintas de añil, lo transformarás. En algunas zonas hay que retirar parte del azul, para que se vislumbre su color original. Las guirnaldas del centro llevan un blanco de fondo y después azul, así quedan resaltadas...

Y para proteger, se aplica una mano de cera y se abrillanta.

Por último te proponemos una transformación más radical: hemos convertido una vieja cómoda en un mueble de lavabo... ¿Qué te parece? Te aseguramos que queda genial, sobre todo en casas de campo.

Hearst

Mira aquí cómo se hizo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY