Puertas correderas sin obras

Te contamos cómo transformar una puerta convencional en deslizante de forma sencilla. Ahorrarás espacio ¡y dinero!

image
Hearst Spain

Permiten ganar hasta 1,20 m2 con respecto a las puertas batientes. Por ello, las correderas son una alternativa ideal para espacios pequeños. Con el sistema de guías, además, se evitan las obras y puedes aprovechar tu antigua puerta.

¿CÓMO SE HACE?

Por un lado, se coloca en la pared un riel (con el doble de ancho de la puerta), y por otro, se pone en la parte superior de la puerta un sistema de ruedas, que se deslizarán por la guía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿CÓMO APROVECHAR LA PUERTA ANTIGUA?

Se retira el antiguo cerco y se cubre la zona de las bisagras con una moldura. En la puerta se lija esta zona para quitar las marcas. El antiguo picaporte se sustituye por un tirador nuevo y se anula el mecanismo de apertura colocando una chapa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Reformas