Una maceta personalizada con pintura

Que el verano termine, no significa que se termine la creatividad. Toma nota de este DIY para dar un nuevo aire a tus macetas. Llénalas de color y disfruta de la nueva temporada… hecha por ti. 

Seguir este paso a paso hará que volver a la rutina sea mucho más divertido. ¡Arranca la temporada de nuevos DIY!

Materiales que necesitas:

- Esmalte acrílico satinado al gusto
- Hilo
- Goma
- Lápiz
- Tijeras
- Esponja
- Pinceles
- Maceta

Paso a paso

1. Comienza pintando la superficie de la maceta con un esmalte acrílico. Te recomendamos estos esmaltes de acabado brillante en spray, fáciles de usar y con un acabado que te sorprenderá.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Escoge el color que prefieras y pinta por dentro y por fuera, dejando secar la pintura y repitiendo el proceso si es necesario.

2. Con la ayuda de las tijeras, corta pequeños trozos de esponja en forma rectangular.

3. Con el hilo, ata un trozo de esponja a la parte superior de un lápiz. Repite este proceso tantas veces como colores quieras aplicar, ya que cada lápiz te servirá para aplicar un color diferente. Crearás algo así como tus propios pinceles de 'decoupage'.

4. Humedece la punta de la esponja en la pintura y pinta haciendo pequeños puntos de colores sobre la superficie de la maceta.

5. Repite este proceso con el resto de colores para decorar la maceta a tu gusto.

6. Para terminar, deja secar la pintura y ya tendrás una pieza única donde plantar lo que desees.

¡Listo!

Publicidad - Sigue leyendo debajo