Cómo crear ambientes con color

Dar color a la decoración es crear combinaciones armónicas y contrastes audaces. Empieza por encontrar el tono y gama favoritos y ¡lánzate!

image

El color es un recurso muy poderoso para crear ambiente. Y saber las sensaciones que transmite cada uno, lo que se llama psicología del color, es el primer paso para elegir bien y lograr que el espacio agrade. Acertar con la dosis exacta que se debe utilizar es otra cuestión delicada, pero conocer la regla 60-30-10 ayuda.

Consiste en escoger un color protagonista o dominante (60%), un color secundario (30%) y un tercero para el resto de la habitación (10%), que también se llama de acento, y que suelen poner los complementos. La razón por la que la fórmula mencionada tiene éxito es esta: el color primario atrae el ojo, el secundario añade interés y el final, destaca sobre los anteriores.

Ríos de tinta se han escrito, nunca mejor dicho, sobre el color en la decoración. Abunda la información en prensa e Internet y, sin embargo, a la mayoría le parece un tema complicado. Como valioso aliado contamos con el círculo cromático o rueda de colores, que representa los colores primarios, rojo, amarillo y azul, y sus combinaciones para crear todos los demás tonos. Este círculo es una herramienta para comprender las relaciones entre los colores y acertar con su combinación. Añadir que la luz, tanto natural como artificial, es clave para que un esquema cromático funcione, porque afecta a la percepción de los colores. También conviene prestar atención a las novedades ya que, quizás entre los tonos trendy que se lanzan en decoración, surja el flechazo y se halle el color favorito. Este año dominan dos según el Instituto Pantone, el Rosa Quartz y el Azul Serenity. ¿Quieres ampliar esta información? Navega en las páginas web de firmas como Pantone, Bruguer o Jotun.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá azul

Ni azul enérgico, ni suave pastel. El sofá se convierte en protagonista de la decoración, tapizado en un falso liso en cian, y con el fondo blanco, que realza su diseño retro. Si se elige este tono medio para una pieza con tanto peso visual, presta atención al fondo; no debe eclipsarlo. Sofá similar, en La Oca y Maisons du Monde.

Cojín azul

Compara estos cojines; cada azul es distinto y transmite sensaciones diferentes. Fundas Hemtrakt y Doftranka, de Ikea (9,99 y 4,99 €).

Cojín contrastes en azul

Compara estos cojines; cada azul es distinto y transmite sensaciones diferentes. Fundas Hemtrakt y Doftranka, de Ikea (9,99 y 4,99 €).

Taburete en madera clara

Los tonos dusty o empolvados arrasan en decoración. Perfecto, su contraste con madera clara. Taburete, de Bloomingville (63 €).

Butaca con botones capitoné

El contraste de azules aumenta el interés por esta butaca. Los botones del capitoné y el vivo en brazos
y respaldo decoran el diseño Beatle, de La Oca (695 €).

Percheros en azul y rosa

Estos percheros representan los tonos que
el Instituto Pantone, la autoridad en la materia, anuncia como colores estrella para este año.
Se llaman Azul Serenity (15-3919) y Rosa Quartz (13-1520). Son tonos ultrasuaves, que transmiten serenidad y calma, juntos o separados. Adiós a los prejuicios en torno al azul y rosa pastel. A la hora de decorar, es mejor centrarse en las emociones.

Jarrones azules

El azul cobalto crea un efecto óptico en estos jarrones: los motivos blancos parecen en relieve. La intensidad de ese azul se matiza con una composición que suma piezas de fibra y bambú, pero sobre todo con los azules más claros y texturados del lino y la pared. De la firma Parlane: jarrones Havana (53,90 y 76,90 €); bolas de cristal (18,90 € c/u); bol (22,90 €); farol (155 €) y plaid (149 €).

Mesilla en verde

Pintada en verde oscuro y mate, esta mesilla adquiere un aire cottage. Es el modelo Hurdal, de Ikea, en pino macizo; mide 49 x 34 x 62 cm (89 €).

Mesa con estampado tropical

Un puzle de motivos selváticos con impacto visual. Exuberante y vistoso el estampado tropical de esta mesa, de Really Nice Things; en madera de pino (349 €/set de 3 en diferentes tamaños).

Silla de fibra en verde

Los muebles de fibra se actualizan con verdes poco vistos. En la silla, de HK Living, es un tono oscuro que realza la malla formada por sus tiras (249 €).

Cojín estampado

Los verdes encuentran en los tonos naturales un fondo sereno y discreto, que invita a desconectar y a descansar. ¿Qué tal resulta mezclado con otros colores más intensos? En el cojín de este salón se contrasta con ráfagas en azul y rojo; todo un acierto, porque esa combinación aviva su tono, lo potencia. Cojín estampado, de Estilo Nórdico.

Toallas con motivos vegetales

Es un color que equilibra cuerpo y mente e induce a la relajación. Se utiliza en todas las estancias de la casa, pero es en el baño donde su plus de frescura es más evidente. Con estas toallas con motivos vegetales en un verde a la tiza, quizás se sienta su efecto antiestrés. De la firma Pip Studio, modelo Lacy Dutch, en algodón (desde 4,95 € cada una).

Banco verde

Asociado a la naturaleza, transmite bienestar. Con los tonos claros se amplía visualmente el espacio, pero los oscuros, como el verde pino, son sombríos y pueden abrumar; conviene iluminarlos con una paleta clara. De Laura Ashley: banco Elgin (555 €); cojines (68 y 77 €); mesa (145 €); lámpara (155 €) y alfombra (425 €).

Sofá anaranjado

El contrapunto cálido a una paleta en natural: los tonos anaranjados y tejas claros. El color del sofá Tasie, se asemeja a la arcilla, pero en versión chic; es de La Redoute (desde 999 €).

Mesa auxiliar en amarillo

Muy funcional, este taburete es también mesa auxiliar. El modelo Nini, de Schönbuch (307 €), derrocha alegría con el cojín de la marca Kvdrat (107 €)

Mesa de madera

Si ya resulta difícil decidir qué tono elegir para las paredes entre dos o tres azules, por ejemplo, aún lo es más en el caso de varios tonos naturales. Las diferencias son sutiles, ¿verdad? Este frente está pintado con el nuevo color 1024 Timeless, de la gama Interiores Majestic, de Jotun (desde 13,9 €/litro).

Silla de madera

Roble, abedul, pino... son tonos que armonizan con colores crema, lino, marfil y hueso. La unión de estas dos gamas crea ambientes acogedores y equilibrados. Basta imaginar el efecto de una alfombra cruda sobre una tarima, para saber con certeza que se complementan bien. Silla, de Habitat.

Espejos de mimbre

Los complementos de mimbre casan bien con tonos crudos. Con forma de sol y de ojo, espejos Nogu, de La Redoute (59,99 y 69,99 €).

Lámpara flexo en madera natural

La textura de la madera clara, sin tratar...
enriquece un ambiente decorado con una gama natural. Flexo, de Hübsch (150 €).

Butaca en algodón y lino

Discretos y serenos, los tonos naturales transmiten calidez, sin restar luminosidad. Para evitar que un ambiente decorado en esta gama pueda resultar monótono, se recomienda mezclar texturas y contrastar con alguna pincelada oscura, como topo, visón o ¡negro! Butaca, de Car Möbel, en algodón y lino (299 €

Mesilla de metal

En un tono anaranjado, que levanta el ánimo. La mesa Capri, de Maisons du Monde, es de metal; mide 35 x 41 cm (29,99 €).

Damajuana en fucsia

Los rosas intensos derrochan glamour. Los complementos fucsia despiertan máximo interés. Damajuana, de HK Living (21,80 €).

Pintura plástica

Mandarina, lima, limón, pistacho, cúrcuma... junto a los tonos flúor, son excitantes, energizantes y vivaces. Tienen gran impacto en la decoración ¡y en el ánimo! En la pared y las mesas, pintura plástica de la colección Colores del Mundo, de Bruguer (23,95 €/4 l).

Bol de melamina

La mezcla de colores intensos en la presentación de una mesa ya abre el apetito. En este caso, se combinan verdes y fucsia, con un estampado de mariposas multicolor que incluye, por supuesto, los tonos anteriores. Menaje, de Rice: bol de melamina (desde 7,90 €).

Cojines amarillos

Radiante y luminoso como el astro rey, el amarillo
es pura energía. Mete el sol en casa con detalles como estos cojines, de La Redoute (19 € cada uno).

Lámpara con pantalla esférica

Las lámparas negras son punto focal. En este modelo de Bloomingville, la bombilla parece que flota dentro de la pantalla esférica (169 €).

Jarron de cristal

Un elegante juego de transparencias el de este jarrón sinuoso. Es el florero Aalto, creado por este diseñador en 1936 y editado por Iittala, que denomina el color del cristal Gris Tormenta (149 €).

Puf en algodón

Con un print que fusiona los estilos étnico y nórdico. Es el puf Agag, de La Redoute, en algodón; mide 60 x 60 x 40 cm (79,99 €).

Tetera en tonos negros

El negro llega también a la cerámica. Verás su contraste con blanco en las piezas de menaje.

Cojines y complementos en negro

El gris oscuro, tan presente en los ambientes urbanitas, compite ahora con el negro para decorar los interiores. Sin embargo, en este duelo no tiene por qué haber vencidos: combinar varios tonos de ambos colores es un acierto porque se complementan. Solo queda añadir alguna pincelada blanca que los ilumine. Cojines (65 € c/u) y complementos, de Hübsch.

Alfombra de sisal con ribete rosa

Una coqueta alfombra de sisal con ribete rosa rompe el dúo black & white, omnipresente en este rincón. Un juego cromático audaz, que dinamiza cualquier ambiente con una decoración basada en esta paleta reducida. Otras opciones de colores trendy: verde mint, azul pastel, coral... Muebles, cuadro y alfombra (69,95 €), son de la firma HK Living.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas