Descubre cómo unir ambientes

Un loft de película y un piso de tamaño mini tienen un punto en común: la posibilidad de unir ambientes. ¿Quieres saber cómo?

Cuando en los años 50 surgió el concepto de loft, nadie podía imaginar la influencia que tendría en decoración. En aquellos tiempos, el precio de las viviendas había subido de una forma tan alarmante en Nueva York, que pronto los artistas decidieron trasladarse a vivir a antiguas naves industriales en las que cama, taller, salón y cocina compartían un mismo espacio.

Hoy, más de sesenta años después, el interiorismo ha consagrado aquellos lofts como la inspiración de una distribución diáfana, sin tabiques, basada en la sensación de amplitud y en la circulación fluída de la luz. A pesar de su aparente sencillez, una distribución en la que diversos ambientes comparten espacio implica ciertas dificultades. La primera, la asesoría de un experto a la hora de derribar tabiques para no desequilibrar ni debilitar la estructura del edificio. La segunda, adaptar las instalaciones de fontanería y electricidad a la nueva planificación, de manera que cada ambiente cuente con las tomas de agua, desagües, salidas de humos y puntos de luz necesarios en techos y paredes. La tercera dificultad a la hora de decorar un espacio compartido consiste en delimitar cada ambiente para que no reine la confusión.

Librerías como elementos divisorios, alfombras que centran la superficie asignada a cada zona y el uso de materiales distintos deben facilitar de una simple ojeada la localización de salón, cocina o dormitorio. Revestimientos como ladrillo, piedra, pintura de colores o papeles pintados en las paredes; y madera, cemento, cerámica, losetas hidráulicas o vinilos en el suelo permitirán delimitar dónde empieza una zona y termina otra en una sucesión ordenada de espacios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sillas de acero galvanizado

Los lofts se caracterizan por incluir materiales típicos de las fábricas. Aquí, el techo a dos aguas con tejas y vigas de madera, el pilar de hierro y la elección de acero en los muebles de cocina y la mesa -ambos, de Doimo Cucine- recrean el estilo factory. Sillas de la firma Tolix, de acero galvanizado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Pilares de hierro

Aunque ningún muro independiza este comedor de la zona de estar, basta una ojeada para localizar dónde se ubica el salón: la viga horizontal y los dos pilares de hierro señalan cuál es su espacio. Sobre el sofá, un altillo con libros reduce visualmente la altura del techo en la zona y la hace más acogedora. ¿Te has fijado en el comedor? Adosado a la pared, facilita una circulación fluida por el loft.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesa roja

Una de las señas de identidad de los lofts es la supresión de paredes para lograr un espacio diáfano. En este caso, su eliminación facilitó que desde el salón se tenga una perfecta visión del comedor, la cocina e incluso la puerta final que conduce a la habitación de los niños. Además, la altura del techo permitió situar el dormitorio sobre una plataforma elevada. Para garantizar la privacidad, un murete oculta al resto de la casa lo que sucede en la zona de descanso. Mesa Lack, de Ikea. La lámpara de araña se compró en Cottage Little House.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería como cabecero de cama

Cuando el espacio escasea, puede ser una excelente forma de lograr que tu vivienda parezca más amplia. Si prefieres que desde el salón no se vea el dormitorio, utiliza una librería para separar ambientes: su trasera te servirá como cabecero de la cama, mientras que los estantes te resultarán útiles en la zona de estar. Aquí, esta composición a base de cajones y cubos -con y sin baldas divisorias- tiene el ancho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Librería sin trasera

Separa ambientes con una librería sin trasera. Esta mide 130 x 45 x 194 cm (599 €). En www.car-mobel.de

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un sutil velo

Si valoras más la amplitud que la intimidad,
integra el dormitorio en el salón y decora la cama con cojines para que parezca un sofá, tal y como se hizo en este caso. Los visillos colgados de una barra en el techo delimitan la zona de descanso y le dan un aire de chill out

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sofá Polly

No renuncies a un sofá por falta de espacio. Polly mide 130 x 69 x 86 cm (399 € en Butlers).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estantería para separar ambientes

 
Ahora me ves o no... Todo depende de lo que coloques en la librería que separa la zona de descanso. En este modelo, las puertas inferiores y las cestas ocultan la cama situada detrás. Sin embargo, los estantes superiores, sin trasera
y casi vacíos, potencian la profundidad. Estantería Kallax, de Ikea (99 ).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tablero sobre borriquetas

Por cuestiones de seguridad estructural, este pilar no se podía eliminar. Y lo que en principio parecía un problema resultó un acierto, ya que se utilizó para delimitar la zona de trabajo en el salón. Un tablero sobre borriquetas, la silla y dos estanterías simétricas completan este ambiente, que se ilumina con focos empotrados en el techo y un flexo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escritorio rosa

Adosado a la pared, y a una ligera distancia del sofá para facilitar la circulación fluída, este escritorio convierte la zona de estudio en uno de los rincones más atractivos del salón. Recuperado y pintado en rosa, sus cajoncitos facilitan el orden. Escritorio, silla de Dan Form y flexo de Vical Home, en Jessica Bataille. El espejo es de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escritorio y baldas

Una irregularidad de la planta con poca profundidad basta para crear un rincón de trabajo en el salón. ¿El espacio mínimo necesario? 40 cm de fondo y 1 m de longitud. Para delimitar la zona, pinta la pared en un tono diferente. Escritorio y baldas, del estudio de Alejandra Pombo. Sillón, de Hanbel

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Escritorio con reposapiés

Escritorio con reposapiés y un compartimento con tapa. Mide 103 x 64 x 95 cm (239,99 € en La Redoute).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Organizador de pino

Encuentra el material a la primera con este organizador. De pino, es de Hübsch (40 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Letras con iluminación

Las letras y carteles iluminados potencian el estilo industrial. Si además incluyen bombillas, añadirán un aire bohemio. Letra de Feelgoodretrovintage, en 40 cm (130 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Silla con aire industrial

Sus patas recuerdan la forma de las cerchas arquitectónicas; un guiño al proceso constructivo que armoniza con la estética loft. Silla (179 €), de Nordal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo en madera

En madera de arce y con correa de piel. El espejo Soft square mide 44 x 44 cm. De BoConcept (159 ).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Biombo con estantes

Ten tus cosméticos a mano en este biombo con estantes y compartimentos. En 120 x 180 cm (189 €  en Car Möbel).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejo apoyado en el suelo

Formado por un estante alto, barras y cajones inferiores, este vestidor sirve, además, como zona de paso hacia el cuarto de baño. Junto al pilar, un panel fijo de cristal delimita el dormitorio; al ser transparente, cumple su misión de separar ambientes pero sin interrumpir el paso de la luz natural hacia el fondo. El espejo apoyado en el suelo permite comprobar qué calzado es el adecuado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vestidor con cajas para prendas

La planta irregular de este dormitorio era un auténtico desafío, pero el Estudio Meritxell Ribé lo superó al planificar un vestidor a lo largo de las dos paredes que se estrechaban hacia la puerta. Su distribución, simétrica, incluye estantes con cajas para las prendas de otras temporadas, baldas, barras y cajones. Dos raíles en el techo con focos orientables garantizan su iluminación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Murete de medio cuerpo

Unir ambientes y mantener la privacidad en el dormitorio es posible con esta solución: un tabique de medio cuerpo, rematado en murete. Incluye armarios en la cara orientada hacia el vestidor y tendrás espacio para zapatos y bolsos. Arquitecta, Amaya Pérez Gandarias

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Armarios en tonos blancos

Fíjate en esta imagen. Si la cocina y el comedor tuvieran cada uno su propia habitación compartimentada, la casa parecería asfixiante. Al tirar tabiques y elegir armarios blancos -a tono con las paredes-, la cocina se integró en el salón-comedor y, ahora, el piso resulta despejado. El pilar y una franja junto al techo, pintados en negro, delimitan la cocina y dan profundidad al ambiente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carrito para la compra

La clave para que una cocina se integre en otro espacio sin perder eficacia es que no renuncie a superficies útiles de cocción, trabajo o agua. De las tres, la menos atractiva suele ser el fregadero. Aquí se solucionó con un murete a ras de la grifería, una altura suficiente para ocultarla. Rematado con un perfil cromado, da un aire profesional a la cocina. Carrito, de Little House.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Carrito con ruedas

Un diseño con ruedas se puede desplazar  allí donde lo necesites. Carro, en 64 x 54 x 92 cm (199 € de venta en Butlers).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara de techo

Ten en cuenta que las luces de la cocina se verán desde el salón. Lámpara de Maisons du Monde; en
46 cm de diam. (179,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas