Paga menos en las facturas de la luz

Si de verdad quieres pagar menos en las facturas, tu objetivo es limitar la demanda energética en tu hogar y cambiar los hábitos que despilfarran energía. Aquí te explicamos cómo conseguir una casa más eficiente.

image
Hearst

La energía más barata es la que no se consume. Algo evidente, pero que día tras día, se olvida. Si lo tuviéramos presente, seguro que el importe de las facturas de electricidad y agua se reduciría. Un uso responsable y eficiente de estos recursos limitados sale a cuenta. Pero para apreciar un ahorro considerable, además de corregir hábitos derrochadores también es preciso equipar la casa con materiales e instalaciones eficientes. Son muchos los elementos de construcción más ahorradores, aunque los básicos se refieren a la envolvente de la vivienda, con aislamiento en fachadas, paredes, techos, suelos y ventanas eficientes.

Se trata de limitar la demanda energética, para que haya confort térmico en el interior y encender lo mínimo la calefacción o el aire acondicionado. Y de instalar equipos eficientes que, aunque se usen, funcionen mejor. También hay novedades en normativa que influyen en las facturas y se deben conocer. Desde octubre está en vigor la nueva tarifa horaria de la luz, que establece un precio que varía a lo largo del día según la cotización energética. La factura del consumidor oscilará según la hora en la que se haya producido el consumo.

El nuevo sistema de tarifa de luz solo es aplicable a los consumidores que se acojan al mercado eléctrico regulado (precio voluntario al pequeño consumidor), en ningún caso a las tarifas libres. Pero al margen de esta normativa, hay hábitos con los que se ahorra, como utilizar los programas eco de los electrodomésticos; apagar los que queden en reposo o stand by, incluidos ordenadores, televisiones, decodificadores y consolas; utilizar reguladores de intensidad, para aumentar o disminuir el haz de la luz en función del momento, y detectores de movimiento, para automatizar el encendido y apagado en pasillos, escaleras y estancias de poco uso, como trasteros, sótanos y garajes. Encontrarás más información en www.iahorro.com y asociaciones de consumidores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tabique por cristal

Las luces encendidas a todas horas suponen mayor consumo de energía ¡y el consiguiente gasto! Para reducirlo, revisa tu rutina en casa y calcula cuántas horas las enciendes... ¿Pasas mucho tiempo en la cocina? La solución, si es contigua al salón y tiene poca luz, es cambiar el tabique por cristal. Reforma, de Vuong Interiorismo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cacerolas al vapor y vitrocerámica de inducción

Muchos electrodomésticos incluyen programas eco, pero con eso no basta: es necesario seleccionarlos. Y además, cambiar algunos hábitos para pagar menos. Hacer las coladas con agua fría; secar la ropa al sol y menos en secadora; cocinar en olla rápida y cacerolas al vapor de varios pisos y tapar los recipientes mientras se cocina; no utilizar el horno para descongelar y no abrirlo, si no es necesario. Y si hay que cambiar la vitrocerámica, elegir una de inducción.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Materiales aislantes

Óptimo aislamiento. Importa en fachadas, cubiertas y suelos de todo tipo de viviendas, pero aún más en áticos y chalés. Si su envolvente, su piel, está bien aislada, necesita menos calefacción y aire acondicionado, y ahorrarás todo el año. Busca información sobre materiales aislantes en las webs de Supafil (Knauf), Isover y Rockwool.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Electrodomésticos de bajo consumo

Los electrodomésticos son responsables de más del 50% del consumo de energía eléctrica en los hogares. El que más consume: el frigorífico, encendido 24 h/día; y entre ellos, los más ahorradores son los que tienen etiqueta energética A+++. Adquirir modelos eficientes es ahorrar energía. En esta cocina: frigorífico, de Liebherr; microondas y horno, de Bosch y campana, de Pando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vidrio de aislamiento térmico

Las fugas de calor y frío a través de las ventanas también elevan los gastos. En construcción se ha generalizado el doble acristalamiento con cámara de aire; pero, para un mayor aislamiento térmico acústico, y menos gasto, descubre el vidrio bajo emisivo o de aislamiento térmico reforzado (ATR) en la página www.climalit.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vidrios de control solar

La orientación de una casa ya construida no
se puede cambiar, pero sí es posible realizar mejoras que limiten la demanda energética.
Por ejemplo, con voladizos, toldos y estores se evita un sol excesivo, pero también con vidrios de control solar. En este salón, los ventanales son de Finstral. Reforma, de Mill-House.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Chimenea de gas

El clima varía mucho de una zona geográfica
a otra y por ello, el sistema de calefacción adecuado para una, puede no serlo para otra.Radiadores, estufas, bombas de calor, chimeneas, suelo radiante... Cambiar de sistema es una inversión que se puede amortizar. En el caso de las chimeneas, por ejemplo, hay una gran variedad de potencias y combustibles... Además de leña, se puede utilizar gas, biomasa y bioetanol. En este salón, la chimenea, de A Fuego Chimeneas, es de gas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Válvulas termostáticas

¿Utilizas por igual todas las habitaciones de la casa? Cierra la puerta de las que no utilices y no las caldees. Además, analiza rutinas y horario real de ocupación de las habitaciones e instala termostatos programables. En el caso de calefacción por radiadores de agua, incluso si el sistema es centralizado, se pueden utilizar válvulas termostáticas que, instaladas en cada radiador, permiten la regulación y el control de la temperatura ambiente de la estancia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Puertas correderas

Conocer los recursos que utilizan los decoradores y arquitectos también puede ayudar a reducir gastos. Puertas correderas de grandes dimensiones, que actúan como paredes móviles, logran que
la luz natural fluya sin barreras. Instalación de las puertas realizada por El Corte Inglés. Interiorista,
Pili Molina.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámpara LED

Ahorra sustituyendo la iluminación convencional
por LED y con el control del consumo eléctrico. Con
la lámpara Segredo, de Lamparasdecarton.com, se pueden utilizar LED (350,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Medidor de consumo de luz

El medidor, de Chacon, indica el gasto en euros en función de los kW/h de consumo y del precio del kW/h (16,90 € en Leroy Merlin).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grifo con limitador de temperatura

No todos los grifos son iguales; algunos consumen menos agua, ya sea fría o caliente. El de la imagen, el modelo Essence, de la firma Grohe, con rociador fijo o extraíble, tiene cartucho con limitador de temperatura y de caudal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Olla rápida

Si cocinas en menos tiempo, ahorras. Olla rápida Perfect, de la firma WMF (172 €/2,5 l).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Radiadores eléctricos digitales

Radiadores eléctricos digitales programables de bajo consumo. Los modelos Delta, de la firma Rointe, se pueden controlar desde la tableta y el smartphone.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sistema de gestión de la iluminación

Sistema modular Sense, de Simon, para gestionar la iluminación y el clima, entre otras funciones de la casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aireador para reducir caudal

Un aireador reduce el caudal de agua entre un 40% y 60% respecto a un grifo sin él. Éste es de Leroy Merlin (16,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Grifos con maneta de doble posición

Los grifos que tienen maneta de doble posición incorporan un tope de apertura a mitad del recorrido, que deja salir solo el 50% del caudal de agua. Si se hace presión sobre ese tope, el grifo se sigue abriendo y deja pasar el 100% del agua; una opción ahorradora muy útil, aún más, con niños en casa. Y si tiene sistema de apertura central fría se ahorra así: el agua sale fría y no templada, por lo tanto la caldera no se enciende y se ahorra. En este baño, monomandos y lavabos son de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Inodoro doble descarga

¿Cuántas veces utilizas el inodoro al día? Pon algún mecanismo para ahorrar agua. Infórmate sobre: 1) doble descarga; 2) pulsador con interrupción de descarga; 3) grifos de llenado regulable, y
4) contrapesos de cisterna. En Leroy Merlin los tienen a buen precio. También hay que corregir algunos hábitos: nunca se debe usar el inodoro como papelera; coloca una en el baño y ahórrate esa descarga. Tirar residuos, además, contamina y dificulta el trabajo de las depuradoras. Sanitarios, de Roca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ducha termostática

Con duchas termostáticas se ahorra. Porque regulan la temperatura y el caudal, los ajustan en segundos y no se malgasta agua para conseguir la temperatura deseada. Modelo Bora Bora, de Bauhaus (189 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de ECO