El poder decorativo de las puertas

Las puertas han recuperado el poder decorativo que les corresponde por derecho propio. Si quieres descubrir cómo elegir el modelo adecuado, inspírate en estos diseños.

image
1 de 11
Puerta con cristal de efecto granulado

Puerta con un vidrio con efecto granulado y apariencia borrosa. Su uso se suele reservar para aquellas habitaciones en las que se desea que la luz natural pase a través del cristal sin perder la privacidad. Cuando se combina con perfiles de forja, la puerta adquiere un aire industrial. En este caso, la doble hoja forma parte de un cerramiento con fijos en los laterales y junto al techo, diseñado por el estudio La Casa Sueca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Puerta de cristal de doble hoja

Las puertas de cristal permiten ver el ambiente que queda a continuación, de ahí que la sensación de profundidad se potencie. Esta doble hoja se lacó
en blanco, a tono con la embocadura de la chimenea. Las retículas que forman los perfiles de las puertas armonizan con las molduras verticales y horizontales que decoran las paredes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Puerta empotrada en la pared

Es una excelente opción para aprovechar el espacio.
En lugar de deslizarse paralela a la pared, como las correderas habituales, la hoja se encaja dentro de un armazón o un premarco que se realiza en el interior del muro. ¿Su ventaja? Al desaparecer, se puede aprovechar ese espacio para adosar muebles a la pared; se estima que una puerta empotrada de una sola hoja permite ganar 1,5 m2 de superficie útil. Firmas como Krona, Scrigno y Maydisa las instalan tanto en muros realizados con ladrillos como de yeso laminado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Puerta con relieves

Al combinarlas con cuarterones, la puerta gana profundidad y prestancia gracias a su juego de relieves. En este caso, la hoja se convierte en protagonista de la decoración gracias a las dos estanterías mini con esquinas redondeadas que la enmarcan. Lacada en blanco, cuando se cierra se integra en la composición de armarios y baldas como un elemento más de ella. Es una idea de Alessandro Capellado, del Estudio B-Arch.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Puerta de madera pintada en azul

Aunque lo habitual es el acabado madera o en blanco, una hoja en otro tono concentrará la atención sobre la puerta. Existen dos formas de aplicar color: laca y pintura. La primera consiste en un proceso de lijado y pulverización a pistola que se repite en una cabina presurizada. La velocidad de secado es tan rápida que no da tiempo a que se adhieran partículas de polvo del ambiente, de ahí que el acabado sea cristalino. La laca no se agrieta y mantiene el color inalterable con el paso del tiempo. La pintura, más económica, se aplica con rodillo o pistola; aunque se deteriora, se puede repintar o cambiar de color cuando apetezca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Puertas de cristal transparente

Aunque parezca increíble, una puerta de cristal transparente separa este comedor de la zona de estar. Si la idea de la interiorista Alejandra Pombo era lograr que la hoja pasara desapercibida, el éxito ha sido rotundo ya que, a simple vista, el único elemento separador que se aprecia es el pilar de hormigón. El efecto de invisibilidad se potenció al colgar la puerta de un riel en el techo, así el suelo queda limpio y se fomenta la continuidad entre los ambientes. Saint-Gobain dispone de SGG Diamant, un vidrio extra-claro apto para realizar puertas, cuya luminosidad es superior a la estándar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Puerta en forma de arco

Un vano redondeado añade prestancia a la puerta. El perfil de cristal y barrotillo que rodea la doble hoja y se prolonga hasta el suelo, da solemnidad al diseño y aporta una superficie acristalada mayor, que favorece el paso de la luz natural. La estructura, rematada en forma de arco carpanel, se pintó en blanco para que un diseño tan amplio no recargase el espacio. En la base, los cuarterones opacos de madera crean una zona inferior sólida, que soporta el peso visual de la puerta con doble hoja. Es una idea del estudio de interiorismo Factotum.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Puerta con vidrio alta y estrecha

El diseño de esta puerta juega, de manera intencionada, con la sensación de verticalidad. Los perfiles en forma de letra I mayúscula potencian la altura del techo. ¿Y por qué la hoja es de cristal, en lugar de madera opaca, si se trata de un dormitorio? Sencillo: para facilitar el paso de la luz natural hacia el pasillo, que carece de ventanas. En estos casos, la única condición es elegir un vidrio translúcido que mantenga la intimidad de la persona que está en la habitación. Reforma realizada por la arquitecta Kika Estarellas, de Bonba Studio

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Puerta con pernos giratorios

Suele ser una puerta de gran tamaño que, en lugar de ir sujeta al marco por bisagras, tiene dos pernos giratorios. Instalados en la propia hoja  -uno arriba y otro abajo- la permiten pivotar sobre un eje vertical desplazado entre 5 y 40 centímetros respecto al lateral. Así se consigue una apertura de unos 130º. La firma Timberplan es especialista en este tipo de diseños. Para evitar que, con una hoja de gran tamaño, la casa sufra escapes de calor en invierno y de aire acondicionado en verano, conviene incluir en fachada y muros algún sistema de aislamiento climático, como Isover.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Puerta con tirador embutido

Además de su misión habitual, esta puerta oculta el radiador cuando se deja abierta. Para ello es importante calcular el ancho de la jamba, de manera que salve el fondo del radiador. Un tirador embutido para que no choque contra la pared y un tope en el suelo que frene la hoja antes de llegar al radiador bastarán para proteger la puerta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Puerta con tirador en bronce

En una puerta lisa, un pomo atractivo añadirá valor a la hoja. Los modelos en bronce lograrán un aire clásico, mientras que los de porcelana darán un toque retro -si son lisos- y country si tienen flores, mariposas o pájaros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo