Claves deco para mantener la casa fresca

Para disfrutar del verano en plenitud se impone conseguir una temperatura agradable en casa. Opta por tejidos vaporosos, estampados refrescantes o notas de color y baja los grados.

La estación más calurosa del año aterriza llena de expectativas ante las inminentes vacaciones, los días más largos y las agradables reuniones en las veladas con amigos que se prolongan. Todo apetecible e idílico, pero ¿qué podemos hacer para combatir las altas temperaturas dentro de casa? Aire acondicionado y ventiladores aparte, la decoración y la ubicación de muebles, telas y complementos se convierten en recursos útiles para refrescar nuestra casa durante el verano.

Durante el día se impone propiciar las zonas de sombra, una vez pasadas las primeras horas de la mañana y ya ventilada la casa, lo más prudente es cerrar ventanas y bajar persianas para evitar que el calor se instale en el interior. Por supuesto, la sustitución de determinados textiles es fundamental para aligerar los ambientes; mantas, edredones o tejidos de lana desaparecen dando paso a plaids ligeros de algodón, colchas de lino y vaporosos visillos y cortinas en tonos más claros.

Y además, como en cualquier otra época del año, en decoración hay que cuidar siempre los pequeños detalles; ellos son los encargados de poner nuestro sello personal a un ambiente. Tan sutiles como importantes son los ramilletes de flores frescas, el uso de fibras vegetales, las alfombras livianas, los adornos con reminiscencias marineras y los complementos a todo color, que nos recuerdan que el verano viene para quedarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Refrescante salón al aire libre

En el porche o en el jardín, crear un estar de puertas afuera es garantía de agradables noches al fresco. Una buena opción son los bancos de obra que equipamos con mullidas colchonetas y almohadones solo en verano. Cojín de paja (19,99 €) y alfombra (29,99 €); de H&M Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mesas de forja

Aligera los muebles de forja con un acabado en color pastel muy clarito. Si juegas con tonos en una misma gama, el efecto será más decorativo. Mesas, de Nordal (272,73 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Salones con estampados veraniegos

Las telas y papeles pintados elegidos para vestir la zona de estar juegan un rol primordial: estampados florales o geométricos de fondo blanco reflejan la luz al tiempo que transmiten sensación de frescor. Visillo de la colección Shanghai Garden, modelo Oriental Flower- Peony (148 €/m). De la misma colección, papel Chinese Trellis (140 € el rollo). Todo, de
la firma Designers Guild en Usera Usera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acogedor salón de verano

Las terrazas se convierten en nuestros mejores aliados ahora que el calor protagoniza casi todas las horas del día. La clave para disfrutarlas al máximo está en adaptarse
a su orientación y estudiar en qué momento reciben más sol o son más frescas
para equiparlas de la forma adecuada.
Un trabajo valioso a la hora de ubicar tanto los muebles como las plantas; podremos evitar las zonas de sol directo y elegir las especies que mejor se adapten. Sofá (310 €) y mesa (100 €) de la colección Kungsholmen; de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cojines con alegre estampado

Deja que las flores refresquen tu casa con su espléndido colorido. En versión natural o en estampados de gran formato, serán el complemento perfecto. Cojines, de Pip Studio (29,95 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Menaje floreado

Colección Paradise fields, en melamina decorada, de Cath Kidston. Platos (12 €) y cubiertos (5 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Vasos con mucho estilo

Vasitos con base de madera natural y cuerpo
de cerámica pintada. Son de House Doctor (7,50 € cada uno).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La hora del té

Los muebles del comedor, presentes durante todo el año, adquieren un carácter mucho más desenfadado al combinarlos con manteles de estampado primaveral, colores vistosos y vajillas muy bien elegidas. Son en muchas ocasiones las piezas del menaje las que transforman su presencia acompañadas de centros de mesa sencillos, compuestos por flores silvestres. En este caso, la hora del té en este porche se presenta muy apetecible, con un juego de look floral, de la firma Pip Studio. Tazas (7,95 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración de mesa

Los efectos de la cromoterapia se pueden aplicar también al comedor; si optamos por estampados florales o vegetales relegaremos el calor a un segundo plano pero también conviene saber el significado de los colores y emplearlos adecuadamente. En este caso, al poner la mesa, es recomendable jugar con los tonos más cálidos, como el rojo, el naranja y sus derivados, que estimulan nuestro organismo y despiertan el apetito. Platos estampados, de la
firma Rice (11 € cada uno aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Textiles muy ligeros

Las elegantes caídas de tejidos suntuosos, tan acogedoras para las veladas de invierno, se sustituyen por tejidos vaporosos de sutiles transparencias. Una apuesta ligera para transformar el comedor. Telas de la colección Shanghai Garden (142 €/m) y Mirafiori (150 €/m). Todo, de Designers Guild en Usera Usera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Lámparas alegres y originales

Considera a las lámparas como elementos decorativos además de fuentes de luz. Son el complemento perfecto de color. Estas son de El Torrent (desde 590 €)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Velas en forma de flor

Las velas aromáticas son únicas para crear ambiente en el dormitorio. Apuesta por fragancias suaves. Estas son de Zara Home (9,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Dormitorio light

La elección del color
La gama de los azules combinados con blanco actúan como un soplo de aire fresco allí donde se encuentran. Para bajar la temperatura en un dormitorio, es perfecta esta opción que puede aplicarse a la ropa de cama, a los complementos e, incluso, a las paredes como en este caso. Aquí el papel pintado Folklore Chintz Light Blue, de la colección Traditional, decora uno de los frentes para crear un rinconcito muy coqueto; de Pip Studio (49,95 €/rollo).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Complementos frescos

En el dormitorio la cama es, sin duda, protagonista del espacio, de ahí que vestirla cobre especial importancia.
Al finalizar el invierno, edredones y fundas nórdicas pasan a otro plano cediendo el protagonismo a sábanas de algodón y colchas livianas, mejor en color blanco. Sobre este lienzo destacan cojines y cuadrantes de estampados alegres, en tonos muy suaves como recurso infalible para combatir la sensación de calor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Papel de fondo

Bajar los grados del dormitorio es vital si queremos dormir bien a pesar del calor. El primer paso será renovar la ropa de cama y apostar por otra de algodón ligera; aquí el blanco inmaculado triunfa combinado con un papel pintado de flores, modelo Mood, de Camengo (68,10 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cesta para ramillete de flores

De metal trenzado y madera. Mide 25 x 15 x 35 cm y es de H&M Home (19,99 €

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración con estampados de flores

Las flores en todas sus versiones marcan la pauta decorativa en casa ya desde el comienzo de la primavera. Son bienvenidas en todas sus versiones, tanto frescas como bordadas o representadas en vistosos estampados; éstos últimos son motivos predilectos en muchos papeles pintados, especialmente en versión XL, como eje decorativo de ambientes concretos. Este modelo tan vistoso es Floral Fantasy Light Blue, de la colección Tradicional, de la firma
Pip Studio (49,95 € el rollo de 10 m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Decoración con flores naturales

Recurrir a flores frescas implica una cuidada selección de las variedades dependiendo del lugar donde se vayan a colocar. Por ejemplo, para el salón, un centro elegante será lo más apropiado, con una sola variedad de flor y hojas verdes como complemento. Para una terraza o un comedor desenfadado, la mezcla de flores silvestres en un amplio ramillete será perfecta como centro de mesa; mientras que en el dormitorio, quizá un violetero con una sola flor de gran corola, tipo peonía o camelia, sea suficiente. Jarrón, de Lene Bjerre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Evocador velero

Barcos y velas nos traen recuerdos de brisa costera. Como este velero, de Zara Home (25,99 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Piezas decorativas escogidas

¿Has optado por dejar alguna ventana sin vestir? Si tu privacidad no peligra, es una magnífica elección, en especial, en habitaciones con orientación norte o algo más sombrías que las demás. Al no contar con cortinas o estores que decoren este espacio, una buena idea es aprovechar su repisa para exponer contados detalles escogidos; aquí, cuatro piezas diferentes y muy vistosas crean una delicada composición. De Rice (desde 19,9 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bodegón de jarrones

El grosor de los muros de las casas
de campo y de algunas viviendas antiguas se traduce en ventanas con amplias repisas que se convierten en atractivos miradores. En este gran ventanal, por ejemplo, la decoración se centró en el azul tanto para las cortinas como para la composición de jarrones de diferentes diseños y tamaños. Una elección acertada que, además, no impide el paso de la luz. Telas Alchimie, de Camengo (a partir de 38 €/m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas