Un cuarto de plancha equipado al milímetro

Módulos, baldas, cestas, cuerdas y barras vienen dispuestos a echarte una mano para presumir de cuarto de plancha perfectamente organizado.

image
1 de 11
Un mueble con doble función

Si tienes una cómoda vieja, dale una mano de pintura, quítale los cajones y sustitúyelos por unas cestas de mimbre a medida. En ellas podrás organizar mejor la ropa planchada. Y si forras con muletón la superficie, podrás utilizarla como un práctico planchero. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Espacio que hay encima de la lavadora

Si la pared superior donde se ubican los electrodomésticos queda vacía, dale utilidad. Por ejemplo, colocando un par de baldas para almacenar los productos de lavado y la ropa planchada, y una barra para colgar perchas con camisas y camisetas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Coloca cestos para la ropa de hogar

Aprovecha bien un retranqueo de la pared. Puedes sacarle beneficio si adaptas unos cestos extraíbles, donde airear toallas y mantas, y colocas un pantalonero, para sábanas y manteles recién planchados. Cestos de rejilla con riel, de Ikea (9 € cada uno).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Un sencillo tendedero

Resulta una excelente solución para los días de lluvia, para secar la ropa más delicada o esa blusa que quieres ponerte al día siguiente. Su instalación no puede ser más sencilla: atornilla un par de herrajes en la pared a una altura adecuada a tu estatura y anuda una cuerda de extremo a extremo. El tendedero estará listo para usarlo y pasará totalmente desapercibido. Ten a mano un bote lleno de pinzas de la ropa para facilitarte la tarea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Cuarto con espacios multitarea

Contar con una habitación específica para unificar tareas domésticas es un lujazo. Aprovecha una encimera bien iluminada como superficie de trabajo para coser, doblar la ropa o como mesa de plancha. Proyecto, de Deulonder.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Un cuarto al completo

Si dispones de espacio suficiente, dedica un módulo para electrodomésticos, otro para útiles de limpieza y un tercero como tendedero con sumidero en el suelo, por si gotea la ropa. Para facilitar la apertura de las puertas, opta por
varios sistemas: abatible, deslizante... Este diseño es de la firma Deulonder.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Puertas de rejilla

Además de semiocultar el interior, este tipo de puertas permiten una óptima ventilación. Si tienes niños en casa, este lugar puede ser el escenario ideal para sus juegos. Coloca sistemas de seguridad en las puertas para evitar accidentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Una estantería modular muy bien equipada

En lugar de libros, coloca en las baldas bandejas de mimbre forradas de tela con la ropa recién planchada. Identificar los estantes con el nombre de cada miembro de la familia puede ser una gran idea. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Accesorios prácticos que te faciliten la tarea

Además de con muebles, productos de limpieza y electrodomésticos básicos, equipa tu cuarto de plancha con buenos aliados: bolsas para prendas delicadas, aguas perfumadas, bandejas para colocar la ropa...

En las bandejas de mimbre deposita la ropa planchada de mayor a menor tamaño: en el fondo coloca las toallas de baño y las sábanas seguidas de almohadones, delantales y paños de cocina. Deja la ropa más delicada arriba del todo.    

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Consejo para hacer la colada

¿Blanca o de color? ¿Lavado en frío o en caliente? Separa la ropa sucia en cestos o bolsas de tela según la temperatura que requieran. Con este sencillo gesto, ahorrarás tiempo cuando llegue la hora de poner lavadoras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Zona reservada

Cuando el espacio es reducido, reserva un rincón para planchar que pase desapercibido. Coloca la tabla cerca de la ventana y, próxima a ella, dispón un estante donde almacenar la ropa recién planchada. En la parte inferior, instala una práctica barra para colgar camisas y otras prendas sin que se arruguen. Una vez terminada la tarea, la tabla plegada se guardará, la ropa volverá a su armario y la zona quedará de nuevo libre. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Orden en casa