Consejos para lavar y planchar la ropa de forma más fácil y efectiva

Los mejores trucos para conseguir que tu colada quede impecable: limpia, reluciente y bien planchada.


El lavado y el planchado de la ropa se pueden convertir en un placer, por poco que te guste esta tarea doméstica. Tiene mucho que ver con el orden, así que recuperamos estas ideas para organizar tu centro de lavado.

Cómo poner bien una lavadora

Busca soluciones a los problemas habituales que te da la colada. Por ejemplo, separar la ropa blanca de la de color sigue siendo la mejor manera de evitar que las prendas destiñan, también conviene recordar que no podemos programar un ciclo de lavadora en el que se incluyan unas zapatillas deportivas con prendas delicadas. Otro buen truco es revisar bien los bolsillos de los pantalones y las camisas para sacar pañuelo o monedas, y así evitar que se atasque el bote sifónico de la lavadora. Revisa también el estado de los botones para que no desprendan durante el lavado o el centrifugado. Por último, mira bien las etiquetas de las prendas para leer las indicaciones del fabricante y ajustarlos a un ciclo de lavado correcto.

Planchar o no planchar, esa es la cuestión. Escuchar el sonido del vapor de la plancha puede llegar a ser un placer, porque te recuerda a las tardes cuando veías planchar a tu madre o, simplemente, porque dejar sin arrugas la ropa es una actividad que te relaja. Pero, si te gusta que tu ropa esté impecable hay normas básicas, como planchar siempre en un lugar bien iluminado, mejor con luz natural que llegue a la tabla de planchar por la izquierda (si eres diestra, claro). De todas formas, todo evoluciona, así que te gustará descubrir los nuevos sistemas de lavado y de planchado que te volverán crazy.

Cómo planchar una camisa perfecta

La equipación básica es una buena plancha de vapor, conviene que hagas una buena inversión para ahorra tiempo y dinero; un pulverizador con agua, que te permitirá dejar lisas las arrugas más difíciles, y una tabla de planchar, revisa estas 8 ideas para guardarla.

Todo tiene su técnica, incluido el planchado de la ropa, así que te damos el paso a paso definitivo para que tus camisas estén perfectas. Lo primero que se plancha es el cuello, desde las costuras hacia el exterior. Continúa por los puños, primero el interior y luego el exterior, y sigue por las mangas. Es el turno de las pecheras; empieza en cada lado por la tapeta, donde van los ojales y botones, y plancha ambas partes delanteras. Da la vuelta a la camisa y continúa planchando la espalda, para terminar con el canesú.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Edredones perfectos
Getty

Antes de guardar colchas y edredones para la próxima temporada, límpialos a fondo. Si son de algodón y caben en la lavadora, emplea un programa para ropa delicada, con poco detergente, y evita el suavizante. Cuando termine, realiza un segundo enjuague para asegurarte de que no quedan restos de jabón. Sacúdelo y tiéndelo a la sombra hasta que se seque por completo. Quilt modelo Chinese Garden, de la firma Pip Studio.

No te pierdas la mejor forma de limpiar tus edredones.

2 Clasifica la ropa
Freepik

Separa la blanca de la de color. Una temperatura templada de lavado es más recomendable que una alta, que solo utilizarás en la ropa blanca muy sucia. Separa los colores vivos de los más oscuros: las prendas en tonos rojo y negro tienden a desteñir, por lo que es mejor lavarlas con otras de colores parecidos.

Sacude la ropa antes y después. Al sacarla de la lavadora, evitarás que la prenda se arrugue más de la cuenta y, al recogerla del tendedero, lograrás desprender algún bichito que se haya posado en ella. Luego, dóblala bien para facilitar el planchado. Ambiente de la firma Cath Kidston.

Más ideas: 10 consejos para ordenar y clasificar la ropa.

3 Lavar los vaqueros, siempre al revés
Getty

Aunque los expertos de la firma Levis Strauss opinan que es mejor no lavar mucho los vaqueros, y menos en la lavadora, la mayoría sí lo hacemos. Para tus jeans o denim, en agua fría, del revés, con otros vaqueros (no más de 5) y una pizca de suavizante. Estantería, de Leroy Merlin.

4 Cómo tender la ropa
Getty

Si la cuelgas en el interior, incrementa la ventilación de la estancia para evitar la aparición de humedades, que vienen mal tanto a la ropa como a las paredes.

Tiende por el revés, con la prenda boca abajo, y utiliza pinzas de la ropa de plástico, que dejan menos marcas y no ensucian la ropa. Cuelga camisas y jerseys en perchas antideslizantes para evitar que se arruguen.

Aprende el arte de tender (bien) la ropa.

5 Tendedero plegable
Cortesía de Brabantia

Hay muchos modelos de tendederos, en interiores y exteriores. Los más habituales son los plegables, que ocupan muy poco espacio y son perfectos para una casa pequeña. Los tendederos que están suspendidos del techo o tienen un sistema de poleas siempre ahorran espacio, como el modelo Wallfix, de Brabantia, con caja protectora.

¿Es aconsejable tender la ropa mojada dentro de casa?

6 El aroma de tu hogar
Getty

Si en lugar del olor a suavizante prefieres darle un toque personal a tu ropa, sustituye este por tu aroma favorito. Cuando vayas a planchar, vierte con un cuentagotas dos o tres gotas de colonia al agua de la plancha. También puedes introducir en el armario saquitos perfumados o vaporizar directamente la ropa con perfumes especiales para textiles, como Aromatex Essentials, de Textura.

7 Organiza el planchado
Getty

Sigue un orden para planchar la ropa. Primero, las prendas delicadas y termina con otras más resistentes, como lino o algodón.

  • Pegatinas, a resguardo. Las camisetas con dibujo o pegatinas, plánchalas del revés y coloca un trapo sobre ellas para que el dibujo no traspase.
  • Forra con tela las bandejas de mimbre. Además de protegerlas y prolongar su vida útil, evitarás que la ropa se ensucie o se enganche con la fibra.
  • Con calma. No tengas prisa a la hora de guardar la ropa recién planchada en armarios y cajones. Es conveniente que esperes a que se enfríe.

    Decubre aquí la plancha de vapor para tener siempre tu ropa perfecta.

8 Lavado de prendas en solitario
Hearst

Cuando metas a la lavadora textiles de gran tamaño, como colchas, edredones o alfombras, mejor mételas en la lavadora en solitario para no sobrecargarla. Recuerda que debe caber una mano de separación entre la ropa y el tambor.

Si utilizas detergente, mejor en polvo. Resulta más eficaz a la hora de conseguir una limpieza óptima. Si la prenda lo permite, elige una temperatura mínima de 60º porque solo así se garantiza la eliminación total de los ácaros del polvo. La alfombra Nubes, de Lorena Canals, podrás lavarla tantas veces como quieras.

Descubre cómo limpiar y guardar la alfombra.

9 Cómo limpiar la plancha
Hearst

Para que la plancha no se pegue, pásale cuando esté caliente una pastilla de jabón seca. Déjala enfriar, limpia la base y sácale brillo con papel de periódico. Guarda los accesorios dentro de botes transparentes.

No te pierdas: un cuarto de lavado y plancha muy coqueto.

10 La tabla de planchar ideal
Getty

La espalda es la zona que más se resiente a la hora de planchar, por eso, conviene elegir una buena tabla. Debe ser ancha (por lo menos de 40 cm), plegable, regulable para ponerla a nuestra altura y que incorpore manguero que facilite la plancha de mangas, pantalones y prendas estrechas.

La funda debe ser de algodón para que la superficie esté mullida, de tamaño universal y lavable. Si vas a pasar un buen rato planchando, haz descansos cada diez minutos y moviliza músculos y articulaciones. Tablas de planchar Peaks, Dune y Mint, de Brabantia.

11 Cómo colocar y colgar la ropa planchada
Getty

Camisas, jerséis o chaquetas tienden a arrugarse con facilidad una vez planchados. Déjalos colocados en sillas o colgados de perchas en pomos de armarios y puertas. Otra opción es instalar una práctica barra en el dormitorio que también servirá para sacar la ropa la noche anterior. Barra de cortina con herrajes y terminales Irja, de Ikea, en 140 cm.

Más ideas: trucos para ordenar un armario y saber qué me pongo hoy.

12 Lavar biquinis y banadores
Getty

El sol, el cloro y la sal del agua del mar deterioran los estampados de los bañadores día tras día. Para preservar su colorido, enjuaga a diario la ropa de baño con agua dulce y déjala unos minutos en remojo en agua fría y vinagre blanco. Déjala secar al aire libre, sin que le dé el sol directamente. Todo es de Cath Kidston.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar