Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Trucos para que una casa pequeña luzca amplia y luminosa

Sobre todo en las grandes ciudades, es frecuente vivir en un piso pequeño. Tiene sus ventajas y, sobre todo, si es lo que tenemos, hay que sacarle partido. Lo que no queremos es que parezca que los tabiques de nuestra casa se nos vienen encima, ¿verdad? Tenemos unos sencillos trucos visuales y decorativos que harán que la casa parezca más amplia y luminosa, sin gastar prácticamente dinero. Es el momento de pasar lista y ponerlos en práctica.

1 de 10
1.- Una decoración sencilla, nada recargada

Una casa pequeña lo que más necesita son armarios para guardar todas las cosas que acumulamos y que se vea ordenada. Pero para que la apariencia sea cómoda, organizada y amplia, la decoración debe ser sencilla y nada recargada. Las formas simples y una gama de colores tranquilos ayudan a que la estancia parezca más grande. Apuesta por el estilo minimalista, pero no te asustes, no pienses en habitaciones frías e impersonales. No está reñido. Haz clic para ver nuestros siguientes consejos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
2.- Acabados y formas del mobiliario

Las maderas naturales, blanqueadas, las lacas en color blanco, tierras, topos, neutros y el cristal son perfectos. Fíjate aquí en el efecto del blanco con la madera. ¿Y las formas? No tienen que ser rectas todas, las redondeadas suavizan el conjunto, pero en general, se ve sencillo, despejado gracias a la ausencia de líneas contorneadas en exceso. En la foto, alfombra, de PortobelloStreet.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
3.- Colores

Una base neutra y clara siempre refleja la luz, por escasa que sea. El blanco níveo no es frío. Es una idea que debemos desterrar de nuestra cabeza. Y permite introducir notas más intensas. El negro siempre oscurece y achica (descártalo para piezas voluminosas). Pero mira aquí cómo el azul intenso y el amarillo mostaza dinamizan el ambiente. Foto, de PortobelloStreet.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
4.- Decoración de paredes: espejos

Las paredes, cuando más despejadas, más transmiten sensación de amplitud. Pero unas notas decorativas personalizan y caldean la estancia. Para decorarlas, los espejos son idóneos: reflejan la luz y amplían ya que "abren" los espacios, aportan profunidad con su reflejo. Un espejo maxi o una composición con varios modelos. En el caso de estancias pequeñas, procura que la moldura sea discreta o, si es ornamentada, que vaya también en tonos suaves. ¿No te gustan los espejos? Sigue con nuestra lista, te damos opciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
5.- Decoración de paredes: cuadros y vinilos

Los vinilos, al quedar pegados a la pared, no tienen volumen y no saturan. Pero en casas pequeñas los cuadros también están permitidos. La condición es que sean obras que aporten luz. Un paisaje que abra la estancia a un campo verde, una fotografía que aporte profundidad o motivos abstractos que se presenten con colores en marcos sencillos. Al enmarcar una obra, el paspartús la amplía y la aclara en tonos blancos. Esta composición de pared te puede inspirar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
6.- Suelos

En tonos suaves siempre conseguirás el efecto óptico deseado en casas pequeñas. Si tienes un suelo oscuro y no puedes cambiarlo, las alfombras ayudan a aclararlo. Aquí tienes un ejemplo de decoración bien tratada: una base neutra en paredes, suelos y mobiliario de gran tamaño y pinceladas de color en complementos. ¡Cuánta luz! Foto, de H&M Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
7.- Techos

Qué gusto tener los techos altos. Hay mini casas que por estar situadas en edificios antiguos cuentan con este plus estético. O bien al tratarse de un estudio o loft con esa arquitectura. Pero hay un truco para engañar al ojo y que parezca que el suelo y el techo se separan: pinta una franja de 20 cm en la pared, justo en la unión con el techo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
8.- Ventanas

Si puedes dejarlas despejadas, perfecto. En los países nórdicos, donde la luz natural escasea, están acostumbrados a no vestir las ventanas. Por privacidad, no siempre es posible dejarlas sin cortinas. Pero opta por visillos ligeros que no entorpezcan la entrada de luz. Estores o paneles en clarito y mejor que no sean totalmente opacos. Incluso si se perfilan formas al otro lado de la ventana, en el caso de que las vistas merezcan la pena, tendrás sensación de apertura. Olvídate de colocar pesadas caídas a los lados (que además de restar luz, estrechan la ventana). Usa la imaginación y combina vivillos de colores suaves, lisos con estampados... ¿Qué te parece esta idea? Una tela liviana en color sobre un visillo blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
9.- Cerramientos

Sobre ventanas: siempre que sea posible, abre ventanas en el tejado en el caso de un piso abuhardillado o tubos de luz en el baño para que parezca más amplio (por lo general, son espacios oscuros y pequeños). ¿Te planteas un cerramiento de un tendedero para incorporarlo a una cocina o una terraza convertida en salón de invierno o en comedor? Piensa en un cerramiento efectivo energéticamente pero que no oscurezca. Ventanales amplios, paneles correderos, molduras y marcos mínimos o invisibles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
10.- Iluminación artificial

Con ella potenciamos, ocultamos, disimulamos, alargamos, estrechamos... ¡Hacemos magia! Es importante incorporar puntos de luz artificial en una estancia. Si buscamos una luz cálida que amplíe, la luz halógena nos encaja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar