Llega el Caribbean Style para llenar de color la casa

Cool y chic, vital y vibrante; así es el estilo caribeño que decora, evoca toda la belleza del mar color turquesa e invita a irse de vacaciones. Descubre cómo es el caribbean soul al son del reggae o la bachata, como tú prefieras.

CLAVES PARA DECORAR CON ESTILO CARIBEÑO

- Para recrear un look caribeño, los textiles, sobre todo los cojines, son clave. Los prints de flores, hojas, frutas exóticas y palmeras son un clásico, pero también hay otros patrones que funcionan si la paleta cromática es la adecuada: corales, conchas, barcos, rayas, motivos naif y geométricos, son algunos ejemplos.
- Los materiales naturales tienen máxima importancia: madera, bambú y ratán, piñas y estrellas de mar decorativas, troncos, caracolas maxi, cestos trenzados, figuras talladas, arte tribal, alfombras de aspecto artesanal, ventilador con aspas de madera, redes, remos, placas/carteles de madera de aire playero, colgantes handmade de conchas…
- Colores. No hay una, sino varias paletas cromáticas caribeñas. La de mayor impacto visual mezcla azules y verdes vivos, con amarillos y naranjas, un mix que puede saturar. Otra paleta más moderada apuesta por dar énfasis a una sola pared con un color vivo y elegir los complementos, sobre todo textiles, para introducir otros tonos.
- Plantas. Son únicas para dar el toque selvático a la deco caribeña. Recrear esa vegetación exuberante es posible combinando variedades: las más altas, como palmeras, drácenas, ficus y fornios, lucen espectaculares junto al sofá y en las esquinas. En muebles bajos y mesas de centro, helechos, bambúes, jazmines y bromelias, entre otras.
- Paredes: La firma Bruguer cuenta con pinturas plásticas mate que se llaman Caribe Turquesa Natural y Caribe Verde Lima. También hay fotomurales con vistas de playas y selvas, como los de AllPosters.es y Art.com. Busca en sus webs atardeceres tropicales, calles de La Habana, vintage American cars…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Raíces caribeñas

Los muebles de ratán, mimbre y bambú en su versión full-colour recrean la atmósfera alegre y desenfadada del Caribe. Son clásicos in & out, que se asocian fácilmente a los ambientes soleados y naturales de aquellas tierras. Para un look colorista, atrévete con las pinturas en aerosol, aplicadas a corta distancia, previa limpieza en profundidad; las encontrarás, de la marca Luxens, en Leroy Merlin, resistentes a la intemperie. Los sillones, el modelo Agen, de Ikea, de ratán y bambú, se venden solo en natural (24,99 €). Mesa de la firma Emu, en aluminio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Al compás de las olas

Las aguas cristalinas del mar Caribe y sus tesoros inspiran esta composición de intenso cromatismo, que descubre la paleta dominante en el estilo caribeño. Azules y verdes muy peculiares, marcados contrastes y un blanco deslumbrante. Perfecta, la idea de pintar las caracolas y el plato craquelado para lograr un collage armónico; se podrían utilizar pinturas con efecto tiza, como las de Fleur Paint. Bajoplatos trenzados similares, en
El Almacén de Loza y Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En tonos suaves…

El diseño actual también se rinde a la paleta cromática caribeña pero con pinceladas soft. En ambientes urbanos se puede recrear su frescura con tapizados lisos green & blue, aderezados con cojines de inspiración playera.

Un plus: evocar la naturaleza en pleno centro de la ciudad con piezas eco friendly, como los troncos reciclados, que son tendencia. Sofá Klippan, de Ikea. Lámpara similar, en Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fresh and cool

Busca inspiración en el mix cromático de los cócteles tropicales para dar un aire más festivo a la decoración. Daiquiri, mojito y piña colada, además de zumos con frutas como mango, papaya, banana o maracuyá... Ese arcoiris tan exótico transmite sensaciones positivas y mucha frescura. Aquí, el dúo azul y lima del mantel armoniza con el cristal y las sillas: la transparente es el modelo La Marie, de Kartell, y la azul, el diseño Re-Trouvé de Patricia Urquiola para Emu.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Días soleados

El amarillo más deslumbrante es un must para evocar el sol y las playas doradas del Caribe. Los objetos artesanales, como las piezas de cerámica, ponen el broche deco a cualquier rincón de estética caribbean. Estos platos de loza estrenan una imagen naif que irradia energía. Para decorar piezas de cerámica se pueden utilizar, por ejemplo, los rotuladores Porcelain Painter, de la firma Marabu, disponibles en varios colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un cambio de aires

Si parece excesivo un oasis tropical en casa, introducir colores vivos en pequeñas dosis en una decoración casi monocolor también funciona. Se puede comenzar con toques en detalles bien seleccionados. En la pared, algodón Keisarinna, de Marimekko. El puf está tapizado con una tela de Designers Guild, en Usera Usera. Lámparas similares, en BoConcept y Maisons du Monde. Copas, en El Corte Inglés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas