Ideas y claves para decorar con plantas artificiales

Di adiós a las alergias.

Plantas artificiales en el salón
Hearst

¿Te gustan las plantas pero tu ajetreada rutina no te da tregua para dedicarles el tiempo que necesitan o, simplemente, tu hogar no es el más adecuado para que disfruten de las mejores condiciones? Eso ya no es un problema. Las plantas artificiales son la solución a la ausencia de toques naturales en tu hogar... ¡y sin apenas mantenimiento!

1 de 7
Mantenimiento casi cero

Decorar con plantas artificiales puede ser una aventura muy divertida. Por su versatilidad, gracias a que son económicas y podemos cambiarlas cuando queramos (por temporada, por estilos...) y por su fácil mantenimiento (una limpieza superficial del polvo y una más en profundidad de vez en cuando en un cubo con agua y jabón para eliminar posibles ácaros rebeldes es más que suficiente).

En la imagen, planta artificial de brotes verdes en maceta de Westwing.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Pensamientos del pasado

Es cierto que tienen muchos detractores. El pensamiento de esas flores falsas y antiestéticas está en la mente de todos aquellos que no han visto las realistas propuestas actuales. Son sofisticadas, elegantes y no generan problema alguno de mantenimiento como sí puede ocasionarlo una especie real (riego, trasplante...).

El ambiente de la imagen está firmado por Greengate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Soluciones que no se marchitan

No hay nada como el toque verde de un elemento natural. Nadie tiene por qué saber si es de verdad o, por el contrario, es artificial. Sí, gozar de un paraíso natural es un sueño que no todos pueden permitirse. Tiempo, espacio, condiciones naturales... lo cierto es que no se convierte en un problema, puesto que existen alternativas igual de bonitas y realistas al 100% que hacen que todo lo que creías que era un problema, desaparezca.

Para empezar, puedes cambiarlas cuando quieras para crear nuevos ambientes. No requieren mayor cuidado que guardarlas en una bolsa hasta la próxima vez (¡sin temor a que estén marchitas!)

Propuesta de la imagen, firmada por Greengate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Adiós a las plagas

Cuentan con otra ventaja y es que al ser artificiales, las odiosas plagas de insectos desaparecen. Además, ese engorroso problema que se ocasiona cuando se riega en exceso y se desborda el agua del macetero, es algo del pasado si eliges una planta artificial como parte de tu decoración.

En la imagen, rama de buganvilla artificial de Westwing.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Sin aromas, sin alergias

¿Desventajas? Sí, alguna que otra. Obviamente, no contienen el aroma de una flor natural y el polvo se adhiere con facilidad a su material plástico. Nada que no se pueda arreglar con agua y jabón y ese problema de alergia que evitas.

Ambiente firmado por Greengate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
Clases y tipos

Puedes elegir desde las plantas crasas y cactus, de tallos gruesos y apariencia más ruda a modernos centros de agua sólida, hechos con materiales sintéticos transparentes que dan a las plantas un aspecto muy natural. Prácticamente la mayoría de las especies tiene su homónima artificial totalmente realista hoy en día en el mercado.

Rincón decorado por Greengate.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Árboles y arbustos

También existen árboles artificiales en macetas (palmeras, helechos, hiedras colgantes, arbustos...) y para los amantes del minimalismo, las varas de bambú harán sus delicias. Por supuesto, el dilema de "interior o exterior", también te lo ahorras. ¡Ponlas donde tú quieras!

En la imagen, dracaena artificial en maceta de Westwing.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo