Reciclar y decorar, todo es empezar

Cajas de madera, botes metálicos, frascos de cristal o cartones y papel han pasado de ser objetos de desecho a transformarse en curiosas piezas multiuso. ¡Descúbrelas!

image
1 de 12
Crea un rincón vintage

Una regadera metálica en desuso, una jarra de cristal sin asa, unos farolillos olvidados... Recupera esas piezas retro y dales nueva vida en la terraza o en el jardín. Como estas, que resurgen cual Ave Fénix, convertidas en macetas, jarrones o portavelas y lucen así de espléndidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Farolillos de cristal

La forma redondeada de los yogures de cristal resulta ideal para colocar unas velitas en su interior y transformarlos en unos delicados farolillos para la terraza o el jardín. Enrolla una tira de alambre en su boca y cuélgalos donde quieras. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Botes multiusos

Convierte los clásicos envases metálicos de legumbres en curiosos contenedores. Quítales la etiqueta, lávalos bien y, una vez secos, decóralos con unas cintas de rafia anudadas. Utilízalos para llevar a la mesa colines de distintos tipos de pan, crudités variadas, cubiertos o cubitos de hielo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
Una caja como revistero

El típico contenedor de verdura se puede recuperar como elemento de almacenaje. Líjalo, aplícale selladora y píntalo dándole un aspecto envejecido. Ata en los extremos unas cuerdas a modo de asa. Bandeja Seashore, de Rivièra Maison (139 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Botellas de florero

¿Quién no se ha ido a tomar un refresco y se ha quedado prendado de la botella? Llévatela a casa y transfórmala en un florero de estilo rústico. Si tienes más de una pieza, átalas con un cordel e introduce en ellas unas florecillas silvestres. ¡Y a estrenar centro de mesa!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Jardineras recicladas

Además de emplear las cajas de vino como contenedores, puedes transformarlas en bonitas jardineras. ¿Un truco práctico? Píntalas con pintura de pizarra y escribe en ellas datos útiles como el nombre de la variedad, riegos, exposición solar...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Mestizaje deco

Mira qué forma tan original de aprovechar esas tazas sueltas de varios juegos de café: compra unas peanas de plástico y fija ambas piezas con pegamento o silicona caliente. ¡Quedarán así de chulas! Utilízalas ahora para servir una macedonia de frutas, unas bolas de helado o como pequeñas macetas individuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Macetas revestidas de cartón

Si tienes un tiesto deteriorado, poco vistoso o, simplemente, quieres darle otra apariencia, fórralo con un bonito papel plastificado o con un cartón pegado con cola, que podrás decorar con unas mariposas de cartulina o dejarlo tal cual e intensificar su naturalidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Una mesa a ras de suelo

Si tienes por casa unas bonitas cajas de madera, de vino o de cava, y te gustaría aprovecharlas, ponlas boca abajo y utilízalas como mesita auxiliar o únelas, como en este caso, y crea contenedores para almacenar revistas, libros o música.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
De caja a bandeja individual

Al igual que reciclas los tarros de cristal y en ellos almacenas aceitunas, infusiones o mermeladas, te proponemos hacer algo similar con las cajas de quesitos de toda la vida. Conviértelas en pequeñas bandejas o platitos individuales y deposita en ellos piezas de fruta para llevarlas a la mesa con estilo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Objetos heredados

Quinqués, jarrones metálicos, carteles publicitarios, cuadros, baúles... sácales partido a las piezas cotidianas que formaron parte de tus otras vidas. Ríndeles su merecido homenaje y déjales que ocupen un lugar privilegiado en tu casa. La interiorista Mireia Masdeu nos propone ubicarlos sobre un palé reciclado y convertido en mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Un semillero en la huevera

Los cartones de huevos dan mucho juego en casa. Conviértelos en un camión para tus hijos o en un práctico semillero. Solo tienes que plastificarlos e introducir en cada hueco tierra y semillas. Mantén la superficie húmeda y ¡a esperar a que germinen!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de ECO