Recreamos el estilo deco de Lo que el viento se llevó

Se cumplen ahora 75 años de su estreno, en enero de 1939. Recreamos el estilo deco de Lo que el viento se llevó y evocamos algunas de sus escenas más inolvidables. 

¿Casi cuatro horas de película es mucho? Depende de cuánto te guste la historia, los actores… Para los fans de Lo que el viento se llevó, supone un placer volver a verla, especialmente este año, porque se celebra el 75 aniversario de su estreno. La película tuvo su premiere en Atlanta, el 15 de diciembre de 1939, y estrenada a nivel comercial en Estados Unidos en enero de 1940, con éxito arrollador.

Basada en la exitosa novela homónima de Margaret Mitchell, un best seller de la época, que ganó el premio Pulitzer en 1937, narra la tortuosa historia de amor entre la obstinada sureña Scarlett O'Hara, a quien dio vida Vivien Leigh, y el mujeriego Rhett Butler, interpretado por Clark Gable, en los albores de la Guerra de Secesión estadounidense. Es una historia repleta de amor, odio, amistad, aventuras, guerra, familia… que bajo la dirección de Victor Fleming se convirtió en un clásico en la Historia del Cine, que ganó diez Oscar, incluidos mejor película y director.

Sinopsis oficial: Georgia, 1861. En la elegante mansión sureña de Tara, vive Scarlett O'Hara (Vivien Leigh), la joven más bella, caprichosa y egoísta de la región. Ella suspira por el amor de Ashley (Leslie Howard), pero él está prometido con su prima, la dulce y bondadosa Melanie (Olivia de Havilland). En la última fiesta antes del estallido de la Guerra de Secesión (1861-1865), Scarlett conoce al cínico y apuesto Rhett Butler (Clark Gable), un vividor arrogante y aventurero, que sólo piensa en sí mismo y que no tiene ninguna intención de participar en la contienda. Lo único que él desea es hacerse rico y conquistar el corazón de la hermosa Scarlett.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buscando a Scarlett y a Tara

La elección de la actriz para interpretar a Scarlett fue difícil. Muchas actrices importantes se ofrecieron para el papel: Joan Crawford y Barbara Stanwyck, entre otras. El casting para buscar a la actriz que interpretara a Scarlett duró dos años, y hubo un total de 1.400 candidatas. Al final, se llevó el papel la actriz inglesa Vivien Leigh, representada por el hermano del productor de la película.
Tara, la señorial mansión sureña que tanto obsesionaba a Escarlata O'Hara, tan presente en la película. ¿Cómo era? ¿Existió Tara? La verdad es que no, fue un decorado. No era una auténtica casa de plantación, sino una fachada, una enorme estructura de exterior, con un espléndido porche con columnas blancas, típico del estilo arquitectónico del sur de Estados Unidos. Y hueca, por dentro, pura fachada. Pero además, no se alzó en los algodonales del sur, sino en un plató de California. Los decorados de sus supuestos interiores, tan elegantes y majestuosos, son los que inspiran esta deco-selección al estilo Gone with the Wind.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El vestuario de Escarlata

Los vestidos de la protagonista Scarlett O'Hara y otras actrices de la película, los uniformes y trajes de Ashley... desde el primer fotograma hay un desfile de moda de primer nivel. ¡Cómo olvidar a Vivien Leigh rodeada de pretendientes durante una barbacoa, luciendo un vestido espectacular y una gran pamela recogida con un enorme lazo verde!
Estos sombreros, diseñados por Mabel Sanz, nada tienen que envidiar a los de la película. Sin duda, colocados con acierto en un perchero son un plus de decoración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Besos y frases célebres

Los besos apasionados del filme y muchas de sus frases son famosos. En Tara, con Vivien Leight en sombra, con un paisaje desolado y en ruinas, una escena dramática: "...aunque tenga que estafar, ser ladrona o asesinar, a Dios pongo por testigo de que jamás volveré a pasar hambre”. Recordemos otra, ésta de Clark Gable , cerca del final de la película, cuando Scarlett le pregunta a Rhett: "¿A dónde iré? ¿Qué haré?" Él le responde antes de cerrar la puerta: "Francamente querida, eso no me importa". Pero, ¿dijo eso realmente? En el doblaje español, sí. En el original, la frase de Rhett Butler es "Frankly, my dar, I don't give a dam", es decir: "Francamente, querida, me importa un bledo". Y también la frase que repite Scarlett varias veces: "Después de todo, mañana será otro día".
Para fans que quieran rendir homenaje a la película dando un toque deco a sus paredes, hemos encontrado estos vinilos: el del beso, en Muralesdepared.es y el de la frase en Tenvinilo.com.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Un halo majestuoso

Los salones y los dormitorios de la mansión, incluso sus pasillos, son deluxe. Retratos de damas, molduras ornamentales, columnas estriadas... Difícil tener esos elementos en una casa actual, pero con papel pintado de aire palaciego, se consigue un ambiente súper elegante y evocador. Para crear una atmósfera Gone wiht the Wind hemos seleccionado este papel pintado Chateau, de la firma Lewis & Wood. Si tienes chimenea, ya solo te faltará un aplique dorado...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
El tocador de Scarlett

El dormitorio de la protagonista es una súper suite que deja boquiabierto a cualquier espectador. Sedas, oros, terciopelos... El tocador delante del que Escarlata se sienta es espectacular y nos ha servido de inspiración para buscar en anticuarios qué pieza podría estar a su altura. En Beatriz Bálgoma hemos encontrado este tocador italiano del siglo XIX, en madera policramada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Muebles para una estrella

Si la amplitud del dormitorio nos parece más que generosa, la cama de Escarlata O'Hara es digna del mejor hotel. Tiene dosel, maxi cabecero ondulado con tapizado brillante y pared en capitoné. Para adaptarnos a una decoración más actual, sin perder un ápice de sofisticación, nuestra propuesta es este cabecero George V, de la firma Christopher Guy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
De cortina a vestido…

Un traje de la película que a ningún espectador se le olvida: el vestido de terciopelo verde que la empobrecida Scarlett O'hara fabrica con unas cortinas antes de ir a pedir ayuda financiera a Rhet Butler. Con las borlas de pasamanería, el vestido quedó impecable.
Para evocar esas cortinas tan palaciegas y ese vestido tan espectacular... la pasamanería dorada, de la firma Osborne & Little, y la chaise longue Chandon Droite, aterciopelada y en verde, de Christopher Guy.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Estilo chateau

Los espejos están por todas partes en la película y siempre en formato oversized. Por supuesto, dorados y profusamente decorados. El modelo Conservatorio, de Maisons du Monde, podría dar ese toque a la decoración del salón o el comedor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fiestas y bailes

Unas escaleras majestuosas, lámparas de araña impresionantes... El mundo despreocupado de las fiestas y el lujo que muestra la película contrasta con la desolación provocada por la guerra. Esta lámpara de araña Lágrimas, de Maisons du Monde, y el juego de cristal San Carlos, de Vista Alegre, podrían dar ese aire refinado y deluxe al salón y al mueble bar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Actores de reparto

"Señorita Escarlata, señorita Escarlata", léase con el acento de la gran Mammy, la esclava de la familia O'Hara que acompaña a Vivien Leigh durante la película y que hace las veces de figura materna para Escarlata. Inolvidable la escena donde hablan, mientras Mammy aprieta y aprieta el corsé a Scarlett. Por cierto, la actriz Hattie McDaniel fue la primera afroestadounidense nominada a un Óscar, y la primera en ganarlo.
Este maniquí evoca la escena y la cintura de avispa de la actriz Vivien Leigh. Es el modelo Valentine, de Maisons du Monde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Edición coleccionista

Los fans de la película querrán esta edición conmemorativa con 5 discos que contienen más de 8 horas de contenido extra, y que incluye Reproducción del Programa de Mano original de 1939, con bocetos del vestuario, storyboard, Libro de imágenes y set de veinte fotografías. Pero también muchas cosas más, entra en www.warnerbros.es, para descubrir el contenido de cada disco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo