Decoración contra el frío, ideas cálidas

El otoño es una estación deliciosa para recuperar el placer de estar en casa. Contrarresta la bajada de temperaturas con una decoración acogedora y cálida. 

image
1 de 11
Los pies, en la alfombra

Más que decoración, se trata de una necesidad sensorial. Cuando en invierno llegas a casa y te descalzas, tus pies buscan de manera instintiva la protección de una alfombra.Y esa sensación de calor se potencia también a través de la vista.

Los modelos con mayor grosor -de pelo largo o tejidos en bucle- generan más calidez que una estera de fibra. Alfombra circular, elaborada con lana reciclada y teñida en múltiples colores (87 € aprox. en Angel at My Table). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Complementos con textura

Es obvio que nadie pretende cambiar la tapicería del sofá cada temporada. Sin embargo, una funda puede variar su aspecto en función del clima. Los tejidos de microfibra, con acabados que imitan el terciopelo y la pana, son una excelente opción para los meses de invierno.

Si te sentases en este sofá, ¿crees que te sentirías abrigada? La mantita de ganchillo, los cojines estampados con flores y el acabado en relieve de la tapicería ofrecen texturas envolventes y cálidas.

De la firma Cath Kidston: manta de croché (90 €); cojines estampados con puntos (36 € c/u) y flores (desde 26 €); lámpara con el pie en forma de perrito (82 €); alfombra (112 €) y erizo sujetapuertas (36 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Estanterías repletas de libros

Frente a una pared desnuda, que produce cierto desasosiego, la visión de una librería con volúmenes genera sensación de hogar. Los lomos de los libros en colores, la mayoría de ellos cálidos -rojos, marrones y tostados-, elevan la temperatura visual del ambiente.

Si el techo de la habitación no es muy alto, coloca módulos bajos, para no recargar el espacio. Librerías Borgsjö, de Ikea, en 75 x 42 x 93 cm (39,99 € c/u). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Paredes bien abrigadas

Los motivos grandes -ya sean en papel o pintados con rodillos que tienen relieve- aproximan la pared visualmente y aumentan la sensación de espacio abarcable y cálido.

En habitaciones muy pequeñas, basta con revestir solo una pared para lograr el mismo efecto. Papel Lourmarin, de Camengo (72,20 €/10 m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Prendas cálidas a la vista

La visión de abrigos y capas reconforta al llegar a casa. Una barra en el recibidor permite adaptar la decoración a cada estación solo con cambiar de prendas.

Las paredes de madera, un aislante térmico natural por excelencia, potencian la calidez. De Zara Home: cestos (desde 39,99 €); mantas (desde 59,99 €); alfombra y felpudo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
La mantita

Sobre el brazo del sofá o a los pies de la chaise longue, es básica para envolverse en ella durante la siesta. ¿Las claves? Si los asientos tienen una tapicería estampada, busca un modelo liso a tono con el color dominante.

En caso de que el sofá sea liso, opta por una manta estampada que combine con el resto de la decoración. Modelo Zari Graphite, de Designers Guild, elaborado con lana merina y cachemira; en 130 x 190 cm (227 € en Usera Usera). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Una vajilla cálida

Fíjate en esta imagen. Ahora, tapa con la mano la vajilla y la servilleta e imagina que han sido sustituidos por un plato verde lima y una copa de cristal turquesa. ¿Sientes cómo la sensación de calidez deja paso a la del frescor? Una vajilla en tonos rojos, marrones o burdeos basta para crear una atmósfera cálida en torno a la mesa.

Mantel de lino (39,99 €); servilleta (4,99 €); tazón sin asa (5,99 €) y taza (4,99 €). Todo, de H&M. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
La funda nórdica

Busca una funda que tenga un estampado diferente en cada cara: en una gama de color cálida por un lado, y en tonos refrescantes -con predominio del blanco- por otro. Así dispondrás de un modelo para otoño-invierno y solo tendrás que darle la vuelta para dar un toque de frescor a la cama en primavera.

Invita a acurrucarse debajo y a dejarse caer sobre almohadas mullidas. La ventaja de un edredón de plumas vestido con funda nórdica es que abriga durante la noche, pero su peso es más ligero que el de las mantas.

El modelo Chinese Garden, de Pip Studio, está disponible en diferentes medidas: 140 x 220 cm, 200 x 220 cm y 240 x 220 cm (desde 69,95 €). Se completa con fundas de cojín y de almohada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Cortinas de doble faz

Las ventanas son entradas naturales de frío en las casas. Además de revisar su estanqueidad para evitar las fugas de calor, las cortinas pueden mantener la calidez del ambiente.

Los modelos forrados, con una tela diferente por cada lado de la caída, tienen más grosor que los sencillos y, por lo tanto, aíslan mejor del frío.

Telas: con corazones, algodón Hearts Rose Pink (49,17 €/m) y a rayas, Mussete New Tiger (64,17 €). Son de la colección Emma Bridgewater, de Sanderson.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Color igual a más color

Un ambiente en el que predomine el blanco ofrece sensación de limpieza, pero también de frío. Contrarresta sus efectos con toallas en colores cálidos: tostados, rojos, malvas...

Añade un ramillete de flores a tono -en Sia encontrarás réplicas muy logradas de las frescas- y duplicarás la sensación de calidez. Toallas, de la firma Designers Guild (desde 6 € en Usera Usera).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Un café con jersey

¿Hay algo que reconforte tanto como un café, un té o un chocolate calientes? Sí, un diseño que incorpore una funda de punto. La taza Knitty (4,99 €) se apunta a la moda de los complementos de punto con una funda a medida.

Y para saborear su contenido mientras lees o ves tu serie favorita, la bandeja Clip se ajusta al reposabrazos de tu sofá (6,99 €). Ambas, a la venta en  las tiendas Casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas