Crea composiciones decorativas para tu casa

Juntos, pero no revueltos. Unos delante, otros detrás, con un juego de volúmenes y alturas… ¡Así son las composiciones deco! 

IDEAS CON ENCANTO
Observa y crea. Una composición decorativa transmite sensaciones agradables, tiene un efecto relajante, también puede ser fuente de inspiración o, incluso, propiciar un momento de fugaz evasión. Prueba a realizar la tuya.
Fotos y más fotos, algún objeto de dudoso origen y otro de plata… Los bodegones que antes, presuntamente, decoraban aparadores y consolas eran un cajón de sastre que, además, resultaba tan cargante, que ensombrecía el mueble más divino. ¿Qué ha cambiado? Todo, casi. Ahora, las composiciones deco, también las de las paredes, son más delicadas y ligeras, la influencia nórdica se nota, pero también una nueva manera de decorar. Para agrupar objetos con estilo no hay una ciencia exacta, pero sí algunas claves que pueden ayudar.
Mix de letras y marcos. Las letras corpóreas o en 3D están de moda y son perfectas para dinamizar un bodegón formado por cuadros, láminas, fotos, postales… ¿Qué se lleva? Una única capitular en solitario, o varias por separado, en una versión alocada de sopa de letras. Pero también, varias formando palabras, casi siempre, cortas y en inglés como Love, Happy, Smile…, dan mucho juego. Se realizan en varios materiales, pero las letras/palabras, de La Factoría Plástica, en papel maché, resultan perfectas para colgar en la pared porque pesan poco. Con la fiebre handmade, también arrasan las letras tuneadas con decoupage.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La hora deco

Colocar los objetos en aparente desorden o descentrados es un recurso infalible para llamar la atención sobre ellos. Esta colección de relojes de pared de estilo vintage, dispuesta intencionadamente a un lado del sofá, evoca el engranaje de la maquinaria de otro reloj mayor. Cojines, de Linum.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mucho arte

Con un fondo de lienzos sin enmarcar y un mini caballete, que evocan el atelier de un artista, se disponen un par de lámparas colgantes y frascos de cristal, cuyos destellos armonizan con una dosificador cromado. Frascos Bella, de Affari, en cristal soplado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Espejos y marcos

Dos clásicos en la decoración de paredes comparten protagonismo en este ambiente. ¿Cómo se han distribuido? Por tamaño: los grandes se colocaron en las paredes y los pequeños, sobre el zócalo de madera, transmiten sensación de orden alineados en horizontal. Espejos, de Ikea; el horizonal (59,99 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Buena puntería

La presencia del sheriff, de Playmobil, rompe la sobriedad de los objetos que decoran este escritorio retro y que ceden a la figura el papel protagonista del western. Un guiño al pasado, que evoca momentos felices. ¡Se merece un lugar así! Complementos, de Shop987 (desde 5,95 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Marcos superpuestos

Colgados de cordeles, es fácil superponer unos marcos sobre otros. Una solución, por ejemplo, cuando la superficie de la pared es reducida, aunque igual de vistosa en paredes amplias

En este caso, una composición armónica por materiales y formas, entre las que destaca un coqueto marco ovalado. Marcos, de Ikea: Berlevag, ovalados (7,99 € c/u), y Virserum, dorados (6,99 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cerámica mix

Elegir piezas del mismo material y similar color para hacer un bodegón es la apuesta menos arriesgada, pero no por ello carece de belleza. La clave en esta composición de cerámica: la diversidad de formas y el juego en diferentes alturas.

Un acierto: dar vida al conjunto con hojas verdes de gran tamaño, como la costilla de Adán. Cerámicas, de Bloomingville; los jarrones con motivos geométricos (57 € c/u) y el tallado (52 €). 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Con mensaje

Los manifiestos de todo tipo son un must have en los bodegones. Triunfan en inglés, pero también coexisten con versiones en castellano como las de Mr. Wonderful. El deco-grafismo también tiene sello nórdico.

Un ejemplo: el cuadro Eye Chart, de la firma danesa House Doctor, con una tabla optométrica de iconos (15,87 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas