Suelos de madera: frescos para el verano

La madera se caracteriza por ser un excelente aislante térmico. La llegada del calor la convierte en un pavimento idóneo para caminar descalzo y refrescar ambientes dentro y fuera de casa.

1 de 11
Suelos a prueba de lluvia y sol

¿Te gustaría tener un suelo de madera en el exterior, pero su mantenimiento anual te da pereza? ReliaBoard son tablones recubiertos con una capa protectora de polímero con tecnología HydraLock, que le proporciona resistencia frente a las inclemencias del tiempo. Inalterable ante el efecto del sol, el calor, el frío o la lluvia, no se astilla ni necesita que lo selles, tiñas o barnices cada año. En piezas machihembradas de
3,66 m, 4,88 m y 6,10 m (90 € m2). Es de la firma TimberTech.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Total white

La suma de revestimientos y muebles blancos logra un ambiente refrescante. Este suelo -que no era de madera noble- se pintó a juego con el rodapié y la pared. Para dar más protagonismo al pavimento, en la pared se fijaron perfiles verticales que parecen una prolongación de los tablones del suelo. Lámpara, de An Angel at
My Table.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Tarima sobre el suelo de tu terraza

No hace falta que te metas en obras ni que renuncies al pavimento que tienes. La tarima Runnen, de Ikea, es de acacia maciza, pero en piezas sobre una base de polipropileno que facilita su instalación sobre el suelo antiguo. Resulta tan sencillo manipularla que puedes cortarla para adaptar su forma a una esquina o una columna, incluso levantarla para limpiar el pavimento que hay debajo cuando lo desees. Conviene barnizarla una vez al año o en cuanto descubras cambios de color o grietas. En piezas de 30 x 30 cm (24,99 €/9 unidades).  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Cuidado con el sol

Igual que en el verano proteges tu piel de los rayos UVA, el suelo de madera también necesita ciertas precauciones. La incidencia directa del sol modifica su color original. El fresno pasa de su tono arenoso a un tostado; el haya y el roble se vuelven más ámbar; y el arce varía de blanco cremoso a dorado. Es importante que, cada cierto tiempo, cambies de sitio muebles y alfombras para evitar que existan grandes diferencias de color entre las zonas expuestas al sol y las cubiertas por el mobiliario. Mesa (1.570 €), sillas (785 €/2) y vitrina, todas son de la colección Dorset, de Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Siempre impecable

Unas tijeras que caen de punta, la laca de uñas que se derrama sobre el parqué, la huella de una gota de cera aún caliente... No sufras. Las quemaduras superficiales se reparan con agua y jabón especial para madera aplicados con movimientos circulares con lana de acero. La tinta se elimina con un trapo impregnado en alcohol. Los arañazos pequeños, con un rotulador para madera, y los profundos, con masilla del mismo color del parqué. Encontrarás todo en Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
En la caseta...

Es ese cobertizo donde se guardan los muebles de exterior durante el invierno y los invitados se ponen el bañador en el verano. Lo ideal es un suelo que soporte la humedad de los pies mojados y el roce de los muebles al moverlos. La firma Adore dispone de vinilos con acabado madera, como el de la imagen, que incorporan un tratamiento antibacteriano. Además, pasan por un segundo tratamiento, esta vez cerámico, que endurece la superficie del pavimento para fortalecerlo y preservarlo contra posibles arañazos y golpes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
El ADN de la madera

Las irregularidades recuerdan que los tablones que hoy se ponen a tus pies fueron, en su día, parte de un gran árbol. Cada nudo es la huella
de esa rama que creció y sostuvo las hojas que le ayudaron a nutrirse. Los acabados naturales, que hace años solo se admitían en casas rústicas, ahora se consideran una muestra de autenticidad. Sus versiones más claras -haya, arce y roble- son un elemento clave en los ambientes de inspiración nórdica. Sillas rojas CH24 y mesa CH318, de Carl Hansen & Son.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Una opción ecológica

Si te preocupa la deforestación, busca un suelo con certificación FSC (Forest Stewardship Council, que significa Consejo de Gestión Forestal). Implica que la madera procede de bosques gestionados de manera sostenible. Además, garantiza el respeto de los derechos de los trabajadores, la inversión en las poblaciones indígenas locales, el control de la caza furtiva y la conservación de la biodiversidad. Sobre el suelo pintado de blanco, alfombra de www.portobellostreet.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Temperatura y humedad

Un suelo de madera que alcance más de 27ºC o que esté expuesto al agua, puede hincharse. Algunas firmas ofrecen soluciones para evitarlo. Kährs dispone del sistema de junta mecánica Woodloc, que une las tablas sin necesidad de utilizar cola. Así se impide que aparezcan rendijas cuando la madera se dilate o contraiga con los cambios de temperatura. Respecto a la humedad, la firma Faus incorpora resinas hidrófugas que impiden que la madera se hinche y previenen posibles levantamientos de las tablas.

Sofá Ikea Ps 2012 (619 €) y mesa modeo Linnmon/Nipen (74,99 €), de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
La instalación, sin obras

Livyn, de Quick-Step, es un vinilo que imita la apariencia de la madera. Sus planchas, de entre 2 y 4 mm, se instalan sobre el suelo que ya tiene la habitación -tanto con un sistema de clic como de encolado- siempre que el pavimento sea plano. Impermeable, es apto para cocinas y cuartos de baño. Además, es compatible con sistemas de refrigeración y calefacción por suelo radiante (desde 34,95 €/m2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Juegos ópticos

Utiliza la disposición y el color de la madera para crear sensaciones. Piensa en el efecto que quieres conseguir -amplitud, profundidad, continuidad...- y coloca la madera en función de tu objetivo.

Fíjate en este vestidor. La profusión de armarios creaba un pasillo largo y profundo. Sin embargo, al instalar el parqué con tablillas perpendiculares a las puertas, se evitó la sensación de estar en un túnel. Además, el color miel de la madera añade calidez a un ambiente que, por sus frentes blancos, podría haber resultado excesivamente frío. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo