Ventanas de distintos estilos

Abiertas, son la conexión con el mundo exterior; ofrecen vistas, iluminación natural y ventilación. Su diseño, color y medidas influye, y mucho, en la decoración. Recuérdalo, si vas a cambiar las ventanas de tu casa.

image
1 de 11
Balcones con encanto

Las ventanas y contraventanas balconeras imprimen un aire señorial a los interiores. Se muestran majestuosas, siempre que su carpintería se conserve en buen estado. Si con el tiempo se ha deteriorado, hay empresas especializadas en restaurarlas, que también pueden hacer réplicas. Proyecto de reforma e interiorismo, de Dedentro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Ventanal clásico en el comedor

Una pared con ventana despierta más interés que otra sin vistas, ni luz natural. A la hora de distribuir los ambientes, es clave tener las ventanas como punto de referencia. Así se hizo en este comedor, orientado hacia un ventanal
de estética clásica. A destacar en sus contraventanas: que solo la parte superior es móvil; una opción cuando se quiere ocultar desde el interior el pavimento de este tipo de balcones, que suelen tener escaso interés visual y decorativo. Proyecto del estudio Atmosfera. Lámpara, de Santa & Cole.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
Un amplio ventanal panorámico

Ganar luz natural y disfrutar de la panorámica es posible convirtiendo una pared en una fachada acristalada, que proporciona confort térmico y aislamiento acústico. Se impone elegir un doble acristalamiento con cámara de aire; un modelo que incorpore, al menos, un vidrio de Aislamiento Térmico Reforzado, como el SGG Climalit Plus, de la firma Saint-Gobain. Una ventaja adicional: se reduce el gasto en calefacción y aire acondicionado. Más información en http://es.saint-gobain-glass.com y http://climalizate.es

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
Ventanas a cielo abierto

Las ventanas para tejado inclinado transforman una buhardilla oscura en un espacio habitable, con luz natural, ventilación y vistas, y amplían la superficie útil de la casa. Hay tantas opciones de ventana: aperturas y dimensiones, como buhardillas y grados de inclinación. En este espacio abuhardillado se ha ido más allá, porque hay una combinación de cuatro ventanas, de la firma Velux. Arriba, las habituales, que permiten la visión del cielo: los modelos GGL de apertura giratoria y GGL proyectante; pero en la parte inferior, con dos ventanas verticales de antepecho, se puede contemplar el horizonte, con lo que se logra profundidad y amplitud visuales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Ventanas en aluminio ultrafino

Tendencia en arquitectura: perfiles de muy poco grosor, para disfrutar más de las vistas. Y además, apertura corredera, para no reducir superficie útil. En estos ventanales de
hoja oculta Lumeal, de Technal, con estética minimalista, la carpintería apenas se percibe. Incorpora rotura de puente térmico, garantía de aislamiento en carpinterías de aluminio. Estor enrollable, de Bandalux. Interiorista, Raimon Parera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Las ventanas de las casas de campo

Enmarcada entre el dintel de madera y con una repisa de barro, esta ventana conserva su esencia country, y aún sin tener grandes proporciones, es un punto focal. El color de su carpintería, un tono verde claro, sus contraventanas con tres cuarterones y sus hojas con barrotillo, logran que se convierta en un elemento con más valor decorativo. En armonía con ella, los pestillos y herrajes originales; similares, en latón y con bonitos diseños vintage o rústicos, en Ferretería Ortiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Un ventanal a modo de cabecero

Con cuarterones simétricos y dimensiones adecuadas, esta ventana otorga mayor protagonismo a la cama. Una solución a tener en cuenta cuando se piensa que el ventanal de la habitación es un obstáculo para distribuir los
muebles, ¡al contrario! Destaca también la decoración simétrica que ordena visualmente el conjunto. Interiorismo, de Madrid in Love.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Una gran ventana con una hoja

En este salón se optó por un ventanal de una sola hoja con apertura pivotante que se abre en varias posiciones, ya que tiene diferentes puntos de giro y, a pesar de su gran tamaño, esto hace que sea fácil de limpiar. Junto a ella, otra ventana, vertical y muy pequeña, proporciona un extra de luz y ventilación a la estancia. Persiana blanca de lamas, de la firma Gradulux. Lámpara de pie, de Metalarte. Mesas gemelas, de Concha Bay, laqueadas en blanco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Un tragaluz en el baño

Estrecho y no demasiado grande, un tragaluz es una ventana instalada, casi siempre, cerca del techo. No suele ofrecer una vista espectacular, pero sí proporciona iluminación natural y renovación del aire. Los tragaluces de fachada deben estar en buen estado, para evitar filtraciones de lluvia y pérdida de confort térmico. Instalados en tabique interior, con hoja practicable o como vano acristalado fijo, son la solución para baños y otras estancias sin ventana. El de este ambiente tiene apertura abatible, la más adecuada, y cristal translúcido, para lograr privacidad. Arquitecto, Marcos Corrales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Ventanas con barrotillo

Las ventanas de este estilo imprimen un aire clásico y refinado a casas urbanas, de campo y chalés. Ventanales correderos de PVC con sistema PremiLine, de Kömmerling, que permite crear grandes superficies acristaladas; es compatible con el cajón de la persiana y, por su diseño, con perfiles de hojas doblemente biseladas, combina bien con todo tipo de interiores. Además, está disponible en una gran variedad de colores lisos y metalizados y en diferentes acabados de madera. www.kommerling.es/ventanas/colores

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Una ventana para iluminar la escalera

Una ventana proporciona en esta escalera una entrada de luz natural que, además de iluminar este espacio, también contribuye a destacar los cuadros de las paredes. Una ventaja adicional: durante el día, se ahorra en el consumo de electricidad porque la luz de la ventana es suficiente para subir o bajar la escalera con seguridad. Interiorista, María Lladó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo