25 mercados navideños de Europa bonitos y con magia

Descubre los mercadillos de Navidad más fascinantes. Te invitamos a completar tu Belén, comprar cerámica y probar pan de jengibre y vino caliente

christmas market at cologne cathedral
Thomas Schmidt / EyeEm

    En toda Europa, la llegada de los mercados navideños marca el comienzo de las fiestas y se convierten en un destino único para celebrar la Navidad. Las ciudades se transforman en paraísos invernales con luces que iluminan cada calle adoquinada y árboles finamente decorados en cada esquina.

    ¿Sueña con unas Navidades blancas? Pues tendrás que viajar a las ciudades más nevadas de Europa y Tallin suele encontrarse a la cabeza, aunque después de esta ciudad estona nunca fallan en los inviernos nevados de Vilna (Lituania), Erfurt (Alemania) o Turku, Kaunas y Helsinki, en Finlandia. Tanto si quieres explorar ciudades para hacer guerras de bolas de nieve como si quieres resguardarte en sus plazas con un vino o un chocolate caliente entre las manos, te encantarán estas ideas para pasar la Navidad lejos de casa.

    Una escapada urbana es una forma perfecta de pasar unos días sumergiéndose en la cultura de un nuevo destino, y qué mejor momento para visitarlo que cuando se instalan los pintorescos mercados tradicionales de Navidad o las urbes se cubren con un manto de nieve blanca y reluciente. También te encantarán estas 20 experiencias gourmet y de viajes para regalar en Navidad .

    Los mejores mercadillos de Navidad en Europa

    Notas especiadas y sabrosas flotan en el aire, mientras acogedoras casetas de madera repletas de objetos festivos y deliciosos manjares pueblan las plazas cubiertas de nieve. Pero, no creas que es una moda instaurada en los últimos años, aunque muchas pequeñas ciudades españolas están adoptando esta tradición que en el resto de Europa se remonta, en alguno casos, a finales de la Edad Media. En España también se celebran estos mercadillos navideños más alternativos, aunque en cada ciudad encontrarás casetas tradicionales que venden detalles para decorar tu casa en Navidad, ofrecen un chocolate caliente o turrones artesanos.

    En estos mercados navideños de Europa encontrará artesanos experimentados que llevan años compartiendo su arte, así como nuevos creadores dispuestos a mostrar su particular visión de los adornos caseros. Algunos festivales cuentan incluso con mercados en línea que le permitirán apoyar a los artesanos sin tener que acudir en persona al festival.

    Ya se trate del sabroso vino caliente de Praga, de los instrumentos musicales tallados a mano de Madrid o de la visita de Papá Noel en Tallin, estos mercados navideños europeos ofrecen experiencias únicas que seguro le contagiarán el espíritu festivo. Siga leyendo para descubrir la magia de los 25 mercados navideños con más encanto de Europa.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Mercadillo navideño de Gotemburgo
    klug-photoGetty Images

    Cada invierno, el parque de atracciones Liseberg de la ciudad sueca de Gotemburgo brilla con más de un millón de luces que decoran los puestos del mercado y los árboles de Navidad del recinto. Los visitantes pueden calentarse con una humeante taza de vino caliente escandinavo o un rico chocolate caliente mientras esperan su turno para entrar en el taller de Papá Noel o dan una vuelta en la pista de hielo. El puerto vecino también ofrece un espectáculo con árboles bellamente decorados en barcos que flotan sobre el agua.

    Mercao de Navidad de Helsinki
    Subodh AgnihotriGetty Images

    El Mercado de Navidad de Helsinki acoge cada año a más de 300.000 personas que descubren los más de 120 casetas de madera y atracciones que decoran la Plaza del Senado de esta ciudad de Finlandia. Por supuesto, encontrará los tradicionales puestos de mercado y vino caliente en cada esquina, pero el mercado también atrae a un público más moderno con innumerables opciones veganas e incluso una sauna calentada con leña. Después de comprar unos cuantos farolillos de madera hechos a mano, date una vuelta en el antiguo carrusel junto al imponente árbol de Navidad.

    Mercadillo de Navidad de Poznan
    kateafterGetty Images

    Poznan, una de las ciudades más antiguas de Polonia, lleva siglos deslumbrando a sus visitantes cada temporada navideña. La Plaza del Mercado Viejo de la ciudad se transforma en una escapada invernal con copos de nieve, delicias invernales y baratijas hechas a mano. Los comerciantes venden una gran variedad de juguetes y adornos cuidadosamente elaborados, pero son los vendedores de deliciosos platos de pasta pierogies, quesos ahumados y gulash caliente los que realmente destacan. El Festival Internacional de Esculturas de Hielo se celebra cada año por las mismas fechas que el mercado, convirtiendo el corazón de Poznan en un auténtico paraíso navideño.

    Mercado navideño de Bath
    Orietta Gaspari

    Cada invierno, encantadores chalés de madera con luces doradas se alinean en las calles adoquinadas de Bath como parte del famoso mercado de la ciudad británica. Conocido por su amplia gama de artículos para el hogar hechos a mano y regalos personalizados, el mercado también facilita que la gente conozca y apoye a las organizaciones benéficas locales al permitir que las organizaciones se lleven los chalets de forma gratuita. No deje de pasar por The Lodge, en Stall Street, para saborear una taza de sidra caliente.

    Mercadillo de Navidad de Vilna
    kateafterGetty Images

    Los aficionados al diseño serán felices en Lituania con este mercado de Navidad de Vilna. Año tras año, se considera que la ciudad lituana tiene uno de los árboles de Navidad más bonitos de toda Europa. Y no sólo eso, los deslumbrantes despliegues de luces de hadas que se ven por todo el mercado navideño casi siempre coinciden con la impresionante exhibición del árbol en el centro del casco antiguo. Haga una parada en los chalets e iglús para degustar deliciosos pasteles de miel, pan de jengibre y tés.

    Mercado navideño de Funchal
    © Santiago UrquijoGetty Images

    Puede que no se espere que una isla subtropical sea un paraíso navideño, pero Madeira demuestra ser la excepción. Su capital, Funchal, acoge un mercado repleto de flores raras, deliciosos platos portugueses y mucho espíritu navideño. No se cansará de probar las carnes a la parrilla marinadas con vino y el ponche local de Madeira. También hay actuaciones todas las noches, desde villancicos tradicionales hasta grupos folclóricos.

    Mercadillo navideño de Budapest
    Subodh Agnihotri

    Budapest alberga no uno, sino dos mágicos mercados navideños a poca distancia el uno del otro. En la plaza Vörösmarty se encuentra el mercado navideño más antiguo del centro de la capital, con innumerables vendedores de comida y artesanos que ofrecen productos tradicionales húngaros. Aunque un poco más pequeño, el mercado situado fuera de la Basílica de San Esteban también cuenta con cientos de puestos a lo largo de la plaza, así como una pista de patinaje y espectáculos de danza folclórica los fines de semana.

    Mercado navideño de Sibiu
    Emi Cristea

    Es posible que nunca encuentre una ciudad rumana con un espíritu navideño tan alegre como la antigua ciudad transilvana de Sibiu. El colorido mercado tiene lugar en el corazón de la ciudad, en la Gran Plaza, rodeada de impresionantes muestras de arquitectura barroca. Los mercaderes venden una maravillosa variedad de joyas, adornos artesanales y deliciosos manjares, pero no se pierda los puestos de artículos de cuero únicos. ¿Le hemos dicho que también hay una pista de hielo?

    Mercadillo de Navidad de Copenhague
    klug-photo

    Este caprichoso parque de Copenhague, uno de los favoritos de lugareños y turistas durante todo el año, se convierte en un paraíso invernal con extravagantes juegos de luces e innumerables puestos de dulces, como la tarta de miel y otros fantásticas recetas de postres de Navidad. Al pasear por el mercado, seguro que le saludan bandas tradicionales tocando canciones festivas en varios puntos.

    Mercado navideño de Colonia
    Thomas Schmidt

    Este caprichoso parque de Copenhague, uno de los favoritos de locales y turistas durante todo el año, se convierte en un paraíso invernal con extravagantes juegos de luces e innumerables puestos de dulces, como la tarta de miel. Al pasear por el mercado, seguro que le saludan bandas tradicionales tocando canciones festivas.

    Mercadillo de Navidad de Basilea
    Flavio Vallenari

    La pintoresca ciudad de Basilea resplandece cada temporada navideña con miles de luces parpadeantes que adornan dos plazas -Barfüsserplatz y Münsterplatz- e iluminan rústicos chalets de madera. El mercado comienza oficialmente cada año con el encendido de un imponente árbol de Navidad lleno de adornos de Johann Wanner en el centro de Münsterplatz. A los niños también les encantará explorar el bosque de cuento de hadas y decorar sus propias casas de pan de jengibre.

    Mercado de Navidad Santa Croce en Florencia
    Fani Kurti

    A principios de diciembre, la plaza situada frente a la Basílica de Santa Croce se transforma en un festivo mercado de estilo alemán repleto de sabrosas golosinas y regalos procedentes de todo el mundo. Durante casi 500 años, el mercado de la Piazza Santa Croce ha sido una de las tradiciones más preciadas de Florencia, con sus 50 puestos de tesoros artesanales. Esté atento a los puestos que venden el artículo imprescindible del mercado: el pastel de chimenea o pastel húngaro cubierto de canela y chocolate.

    Mercadillo navideño de Estrasburgo
    Frederick FlorinGetty Images

    Las centelleantes luces de hadas que iluminan las estrechas callejuelas, un árbol magníficamente ataviado en el centro de la ciudad y cerca de 300 chalés de madera alineados en cada plaza convierten a Estrasburgo en la capital navideña de Francia. Uno de los mercados navideños más antiguos de Europa, las fiestas de fin de año han acogido las tradiciones y sabores de una Navidad alsaciana desde 1570.

    Los visitantes pueden explorar los puestos de adornos de vidrio soplado y juguetes de madera tallada y disfrutar de sabrosas galletas de jengibre y vino alsaciano crujiente. El mercado también alberga un Sharing Village que permite hacer donaciones a organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro locales.

    Mercado de Navidad de Praga
    Anadolu AgencyGetty Images

    Ciudad Vieja y Plaza de Wenceslao en Praga, República Checa
    Los mercados de la Plaza de la Ciudad Vieja y de la Plaza de Wenceslao, con sus puestos enclavados entre altísimos ejemplos de arquitectura gótica y renacentista, transmiten la sensación de estar explorando un poco la historia de Praga mientras se celebran las fiestas con actuaciones temáticas y baratijas hechas a mano. A pocos pasos el uno del otro, los visitantes pueden entrar en calor mientras exploran ambos lugares festivos con delicias checas como el trdelník, un pastel enrollado en azúcar y canela, y vino caliente, que puedes replicar en casa con la mejor receta de sidra caliente.

    Mercadillo navideño de Bratislava
    Jon Hicks

    Envuelta en miles de luces de hadas, con cientos de chalés que venden juguetes de madera y una reluciente pista de hielo en el centro de la ciudad, la capital eslovaca es el país de las maravillas ideal para llevar a los niños en Navidad. La ceremonia de encendido del magnífico árbol de la Plaza Mayor da el pistoletazo de salida a la temporada y a la apertura de los mercados. Una ventaja añadida: Bratislava también cuenta con un tranvía navideño oficial que facilita el desplazamiento entre las distintas plazas.

    Mercado navideño alemán de Birmingham
    Christopher FurlongGetty Images

    Una oda al tradicional mercadillo de Navidad al estilo alemán, así es el Mercado de Navidad de Fráncfort de Birmingham cuenta con más de 120 puestos que venden regalos únicos, como delicadas lámparas de cristal, joyas únicas y, por supuesto, vinos y cervezas de invierno. Los amantes de las fiestas pueden degustar en esta ciudad británica pretzels mantecosos y apetitosos schnitzels, mientras escuchan al alce cantor del festival, Chris, dar una serenata a las masas en la esquina de Waterloo Street.

    Mercadillo de Navidad de Tallin
    FocusGetty Images

    Con mantas de nieve cubriendo las calles empedradas, un cielo despejado y estrellado, y un aroma celestial a pan de jengibre impregnando toda la plaza del Ayuntamiento, el mercado de Adviento de Tallin parece como si acabáramos de entrar en el plató de una película navideña. Fue en este mercado donde, en 1441, se expuso el primer árbol de Navidad de Europa. Aunque esta imponente obra maestra sigue siendo uno de los aspectos más destacados del mercado, las familias también pueden esperar encontrarse con Papá Noel, que a menudo hace una visita en su trineo tirado por renos.

    Mercado navideño de Viena
    Joe KlamarGetty Images

    El primer mercado de invierno del que se tiene constancia en Viena se remonta a la Edad Media, cuando Albrecht I de Habsburgo permitió a los ciudadanos de la capital austriaca celebrar un evento en diciembre de 1298. Siglos después, Viena alberga la impresionante cifra de 20 Mercados de Adviento oficiales, pero ninguno tan encantador como el Sueño de Navidad de Viena. El mercado, que tiene lugar frente al Ayuntamiento, cuenta con más de 150 puestos que venden castañas asadas y todos los adornos navideños imaginables. Los niños pueden incluso aprender a hacer galletas y velas de Navidad en la planta baja del Ayuntamiento y dar un paseo en un reno de verdad.

    Mercadillo navideño de Cracovia
    Pawel LitwinskiGetty Images

    La emblemática Sala de los Paños, la magnífica Basílica de Santa María y las históricas calles medievales son el telón de fondo perfecto para un animado mercado navideño en el casco antiguo de Cracovia. Los vendedores locales ofrecen una divertida variedad de artículos y regalos, desde cerámica artesanal de Bolesławiec y dulces hervidos hasta coronas de pino fresco. Pero una de las principales atracciones del mercado es el célebre Concurso de Belenes de Cracovia, en el que recreaciones decoradas de belenes e iglesias barrocas desfilan por la plaza para ser juzgadas. Los ganadores se exponen en el Museo Histórico de Cracovia.

    Mercado navideño de Salzburgo
    © Marco BottigelliGetty Images

    Los orígenes del Mercado de Navidad de Salzburgo se remontan a finales del siglo XV, cuando los lugareños se reunían en la Plaza de la Catedral para comprar productos sencillos para sus celebraciones navideñas. Hoy en día, el famoso mercado de Adviento cuenta con más de 95 puestos, con el dulce aroma de los hojaldrados strudels de manzana inundando la plaza, la tradicional música de viento sonando desde lo alto y las centelleantes luces iluminando toda la ciudad. Los cantantes y los amantes de la música navideña pueden incluso cantar a coro todos los días.

    Mercado de la Plaza Mayor de Madrid
    SOPA ImagesGetty Images

    En el corazón de Madrid, la Plaza Mayor recuerda el pasado real de España y acoge una de las tradiciones más célebres del país: su aclamado mercado navideño. Colecciones únicas de figuras para montar el Portal de Belén en casa e instrumentos musicales pintados y decorados a mano inundan los casi 100 puestos de la plaza.

    Mercado navideño nuremberg alemania
    Timm SchambergerGetty Images

    El Christkindlesmarkt de Núremberg se ganó el apodo de La pequeña ciudad de madera y tela por sus 180 puestos de madera con tejados de tela a rayas rojas y blancas que inundan la plaza Hauptmarkt de esta ciudad alemana durante las fiestas. Aunque el mercado ofrece una gran selección de pan de jengibre, vino caliente y decoraciones tradicionales, las verdaderas estrellas del espectáculo son los "prune people". Elaboradas con ciruelas secas, estas queridas figuritas han sido un elemento básico del mercado durante décadas y se consideran amuletos de buena suerte durante las fiestas.

    Mercado de Invierno de Bruselas
    Carlos AlkminGetty Images

    Mucho más que un simple mercado, el Mercado de Invierno de la Grand Place de Bruselas hace brillar a esta ciudad belga como uno de los principales destinos para celebrar la Navidad. Desde patinaje sobre hielo y un paseo en noria hasta un maravilloso espectáculo de luz y sonido, los visitantes pueden perderse en la diversión navideña en el festival que se extiende por la Grand Place con un árbol siempre imponente. El corazón del país de las maravillas son los 240 casetas del centro que sirven cervezas belgas clásicas y gofres, baratijas hechas a mano y chocolates decadentes.

    Mercadillo navideño de Trento
    AwakeningGetty Images

    A los pies de los Dolomitas de Brenta, cubiertos de nieve, las pintorescas plazas Fiera y Cesare Battisti de Trento se convierten en una pintoresca ciudad de Navidad, con árboles centelleantes, miles de luces doradas y 90 cabañas de madera. En las dos plazas se venden quesos de oveja, panettones dulces, belenes tallados en madera y adornos de cristal. Comprometido con la sostenibilidad medioambiental, el mercado navideño de Trento sólo utiliza energía limpia y emplea productos locales y bolsas de papel con certificado ecológico.

    Mercado de Adviento en Zagreb
    STRGetty Images

    Considerado uno de los mejores destinos para los mercados navideños, el Adviento de Zagreb centra la atención mundial en la capital croata. La fuente de la plaza Jelacic, que hace las veces de escaparate luminoso e imponente árbol de Navidad, es la pieza central del festival y un acogedor punto de encuentro para los visitantes.

    Velas y farolillos iluminan las calles adyacentes, flanqueadas por árboles bien vestidos, y conducen a una pista de patinaje, esculturas de hielo, bares improvisados, puestos de comida callejera y escenarios musicales. El Adviento celebra incluso un evento gastronómico dedicado al "tonteo", en el que la gente puede degustar varios vinos calientes y štrukle empalagosos mientras baila en la calle.

    Sarah DiMarco is the Assistant Editor at VERANDA, covering all things art, design, and travel, and she also manages social media for the brand. 
    Publicidad - Sigue leyendo debajo