Smiling woman relaxing in hanging chair
Westend61Getty Images

El verano ha llegado pisando fuerte y ha traído una ola de calor que de momento, parece dispuesta a quedarse. Pero no vamos a dejar que también invada tu casa. Hay algunos trucos sencillos que puedes llevar a cabo para mantener a raya el calor. Se acabó eso de dar vueltas en la cama sin poder dormir por las noches. Toma nota de estos consejos para lograr que tu casa mantenga una temperatura agradable y se convierta en todo un oasis de frescor donde poder disfrutar de tus vacaciones.

image
Saint – Gobain BUILDING GLASS
Apuesta por ventanas con aislamiento térmico reforzado

Son una buena inversión porque mantienen la temperatura adecuada tanto en invierno como en verano.

Puedes apostar, incluso, por un doble aislamiento SGG CLIMALIT PLUS: vidrio para ventanas con capa de aislamiento térmico reforzado Saint-Gobain BUILDING GLASS, que le confiere propiedades térmicas y de control solar excelentes. Es decir: no permite que entre el calor el casa, ya que solo pasa a través de ellos la luz natural.

1 de 7
Kitchen with dining table
Johner ImagesGetty Images
Desconecta los electrodomésticos siempre que puedas

Reducir las fuentes de calor que tenemos en casa va a ayudarnos a mejorar la temperatura. Los electrodomésticos y demás aparatos eléctricos, como el microondas, la televisión o el ordenador, también generan calor. Por ello, algo tan sencillo como desconectarlos ante de ir a dormir, puede ser de gran ayuda. Lo mismo ocurre con las bombillas: al ser una fuente de calor, conviene mantenerlas apagadas el mayor tiempo posible.

2 de 7
Sofa On Hardwood Floor In Modern Living Room
Paolo De Santis / EyeEmGetty Images
Haz un buen uso del aire acondicionado

Los expertos recomiendan mantener el aire acondicionado entre los 24 y los 26 grados. Solo así se consigue una temperatura óptima en el hogar. Además es importante mantener las ventanas bien cerradas. Si queremos evitar que el frío se escape, unas ventanas con un buen aislamiento térmico pueden resultar perfectas. ¿Nuestra recomendación? El acristalamiento aislante SGG CLIMALIT PLUS de Saint-Gobain BUILDING GLASS. Se trata de vidrios de aislamiento térmico reforzado (ATR) y control solar que ayudan a hacer un uso más eficiente del aire acondicionado. Sus ventanas evitan pérdidas de aire acondicionado de hasta el 60 %. Y eso, sinceramente, se nota mucho en nuestros bolsillos.

3 de 7
Peony bouquet next to window
© Rana Faure/CorbisGetty Images
Ventila la casa a la hora correcta

Otro truco para mantener nuestro hogar fresco, es aprovechar las corrientes de aire a ciertas horas concretas para ventilar. Tanto si luego vas a encender el aire acondicionado, como si no tienes, lo ideal es abrir las ventanas durante unos diez minutos dos veces al día: al caer la noche y a primera hora de la mañana. No solo mantendrá el frescor, también mejorará la calidad del aire.

4 de 7
image
Saint – Gobain BUILDING GLASS
Las plantas, buenas aliadas contra el calor

¿Sabías que las plantas son capaces de captar el calor y la luz de los rayos del sol y absorberlos? Por eso es una gran idea si las colocas cerca de las paredes o sobre ellas. Si alguna vez te has preguntado por qué algunas paredes exteriores de las casas están cubiertas por plantas tipo enredaderas, es por eso: porque consiguen que el calor no penetre tanto en los muros.

5 de 7
A cat lying on a bed in a bedroom.
Annika VannerusGetty Images
Elige bien tus ventanas

Las ventanas oscilobatientes, por ejemplo, tienen una apertura horizontal de 180º y una apertura vertical de, aproximadamente, 45º. Esto hace que sean perfectas tanto para ventilar como para que circule la corriente de aire, ayudando a que la casa esté más fresca. Estas ventanas son sencillas de usar y muy seguras, y si se le añade un vidrio SGG CLIMALIT PLUS, hará que tu hogar se mantenga a la temperatura adecuada todo el año.

6 de 7
view on green courtyard
jaap-willemGetty Images
Humedece el suelo

La mayor parte del calor se termina acumulando en el suelo de la vivienda. Para refrescarlo, la mejor opción es fregarlo con agua fría, dejándolo un poco más húmedo de lo normal, lo que ayudará a disminuir la temperatura. Lo mismo ocurre con el suelo de las áreas exteriores, como los patios o las terrazas. Si se riega el suelo de estas zonas al anochecer, la temperatura bajará considerablemente.

7 de 7
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas