Suelos de madera

La nueva generación de tarimas es protagonista en el interiorismo actual. Atención a las lamas king size y a los acabados mates, envejecidos o decapados. Además, también las tienes en versión sintética.

image
1 de 12
Un efecto blanqueado

Esta temporada el tono de la madera baja en intensidad y se aclara con sutiles pátinas blancas que dejan la veta a la vista. Puedes optar por modelos decapados en blanco, tratados con aceite en acabado blanco o decolorados de fábrica. El decorador Enric Savall lijó y barnizó con esmalte transparente este suelo de madera antiguo para dar luz y amplitud visual al espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
Vuelven los clásicos

La nueva colección de laminados de Terhürne refleja uno de los hits: vuelven los diseños en espiga o de punta hungría –en forma de V– de los parqués antiguos. En la foto, el modelo Figurino Classic, con acabado roble.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Con sello verde

La firma Tuka Bambú, por ejemplo, nos propone una amplia gama de tarimas macizas de bambú. Esta planta se recolecta a los 5 años y se regenera sin necesidad de replantarla, mientras que cualquier otro tipo de madera tarda de 10 a 100 años en regenerarse. Si optas por la madera, elígela certificada (el sello FSC es el aval internacional): así te aseguras de que proviene de explotaciones controladas, donde se realizan reforestaciones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
De última hora

De izquierda a derecha: Top Plank, de Par-Ky, con chapa en madera de mahagony, similar a la caoba (57,54 €/m²); las dos versiones de laminado con aspecto envejecido son de Pergo (desde 30 €/m²); los laminados que recrean ciprés y cebrano, de Witex (desde 43 €/m²); y las tres tarimas flotantes, de Parquets Marty (desde 64 €/m²).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Especies tropicales

La resistencia de las tarimas macizas –compuestas por lamas de 1,7 a 2,3 cm de grosor, en distintos largos y anchos– se potencia ahora con el uso de maderas exóticas, generalmente más duras e impermeables. En este dormitorio, el arquitecto Daniel Ruiz-Pita instaló un suelo de iroco con barnizado satinado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
El look envejecido

Se imponen los acabados al aceite o encerados que simulan el oscurecimiento y el envejecimiento natural producido por el sol en la madera, a la vez que la protegen del polvo y las manchas. Además, este tipo de suelos, aunque debe tratarse anualmente con productos de mantenimiento para que no pierda brillo, es muy resistente a las rayaduras. En este comedor se instalaron anchas lamas de roble aceitado adquiridas en Detarima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Tono chocolate: más intensidad

Si tienes suficiente espacio y luz, apúntate a esta tendencia, que transmite siempre una gran personalidad. ¿Un plus? Pinta las paredes en blanco para reforzar el contraste. En este caso, el suelo de wengé se destacó, además, con piezas puntuales en rojo y negro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Lamas extra anchas

Los formatos XXL arrasan tanto en suelos laminados como de madera maciza. ¿La causa? Estas lamas de una tabla son muy atractivas visualmente y más resistentes que si incluyen varias piezas unidas. Aquí, además, la tarima de roble colocada en trasversal tiene el efecto óptico de dar mayor anchura al espacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
La teca también en el interior

Aunque su imagen está más asociada al exterior, ahora también entra en casa. Si te gusta esta madera, puedes elegirla en tarima maciza: la marca Gpar, comercializada por Gabarró, tiene dos versiones –9 y 12 cm de ancho–, o también en laminado: la nueva colección de Quick Step –en la foto– reproduce el aspecto de la teca barnizada e incluye doce dibujos de lama diferentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
Suelo pontado

Antes se hacía sólo para disimular el mal estado de los pavimentos antiguos, pero en la actualidad es una tendencia que los decoradores utilizan especialmente para dar amplitud y luminosidad al interior. Puedes elegir entre modelos ya pintados de fábrica, o bien, cubrir la madera con pintura epoxy. La decoradora Pilar Líbano refrescó la imagen de este salón mediante este recurso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Superficie ultra mate

El acabado del suelo se vuelve cada vez más natural. Todas las tarimas flotantes lo incorporan ya, pero si tienes un parqué antiguo puedes aplicarle un barniz de urea y una última capa de poliuretano mate. En esta vivienda, reformada por el estudio Arquiplan, se aprecia la elegante textura satinada elegida para las lamas de roble.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
También en el baño

El cuarto de baño y la cocina son territorios ya conquistados por la calidez de las tarimas de madera. En este caso, el interiorista Francesc Rifé ha utilizado lamas de ipe, una variedad tropical muy empleada en exterior y alrededor de la piscina, ya que tiene un gran comportamiento frente a la humedad. La firma Exterpark comercializa este tipo de tarimas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo