Decora con velas

Ilumina cualquier rincón con bonitas velas; conseguirás ambientes más íntimos y acogedores.

image
1 de 9
Improvisa fanales

Si tienes botes de cocina de gran tamaño, utilízalos como soporte para tus velas: llénalos de piedrecitas y coloca sobre ellas unas bonitas velas aromáticas. De venta en Ikea: botes Burken (3,99 € c/u), piedras (1,50 €/bolsa) y velas (2,50 €/10).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
En piezas de cristal

Los recipientes de cristal son muy versátiles, ya que sirven tanto para adornar la mesa como para elegantes soportes para las velas. En este caso, se ha rellenado una copa con arena y se ha colocado una vela en el centro. Bombonera (25,30 €), copa (25,20 €) y jarrón (13,70 €), de la firma Sia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Como centro de mesa

Se acerca la primavera y con ella las primeras cenas en la terraza. Para iluminarla, improvisa centros de mesa con cuencos, platos hondos o fuentes. Basta con poner un poco de agua y velitas flotantes mezcladas con flores. Fuente de loza, mantel de lino y velas flotantes, de venta en Jardiland. Mariposa, de Los Peñotes. Vaso, de Habitat.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Iluminación decorativa

Además de resultar atractivas, la principal función de las velas es crear una iluminación agradable, ideal tanto en veladas románticas, como en cenas festivas. Conseguirlo es muy fácil; sólo tienes que crear una composición sobre una mesa auxiliar con todos los portavelas que tengas, aunque sean distintos, y personalizarlos con pequeños detalles: una flor natural o de alambre, bolitas de aceite, una cinta de raso, etc. Candeleros, de las firmas Sia y Point à la Ligne (desde 24 € c/u).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
En la ventana

Si decides decorar la repisa de la ventana con velas, lo mejor es que hagas una discreta composición sobre una fuente o una bandeja. Pero ten en cuenta que debes elegir un recipiente que no sea combustible, y que puedas limpiar fácilmente para eliminar los restos de cera. Y mucho mejor si la ventana no está vestida con cortinas o estores. Velas, de Batavia. Platos de piedra: el pequeño, de Meridiana y el grande, en Becara. Jarrón, de Los Peñotes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Composición natural

Para los salones de aire rural o decorados con un estilo natural, lo mejor es realizar una sencilla composición en sólo dos colores. En la imagen se ha escogido una bandeja redonda de rafia oscura sobre la que se han colocado varias velas blancas y de distintos tamaños. Si quieres alegrar un poco el conjunto, acompáñalo con un cesto lleno de flores. Un atractivo detalle para decorar cualquier consola o aparador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Decoradas las velas blancas

Son ideales para crear ambientes sosegados pero, si te parecen algo sosas, puedes decorarlas tú misma, conviertiéndolas en modelos exclusivos. Para hacerlo, primero tienes que limpiarlas bien con alcohol, trazar el dibujo a mano alzada con un pincel fino, colorearlas con pintura acrílica y, una vez seca la pintura, pulverizar su superficie con barniz, para evitar que la decoración se estropee cuando las enciendas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Piezas recuperadas

Aprovecha las copas sueltas de tus cristalerías. No te preocupes si tienen distinas formas y tamaños, porque así es como mejor quedará la composición. Colócalas todas juntas y boca abajo en una bandeja bonita. De esta manera, podrás apoyar las velitas en las bases. En este caso, tienen más protagonismo las copas, así que busca velitas de té en tonos neutros, para que no quede recargado. Bandeja (35 € en Oliphant). Paño de lino, en Velacha. Copas, de venta en Meridiana y El Almacén de Loza.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Hazlo tú misma

¿Tienes un montón de tazas descabaladas de diferentes juegos de café? Puedes reciclarlas y convertirlas en originales portavelas. Corta una mecha y anúdala a un palillo de madera apoyado horizontalmente sobre los bordes de la taza. Funde la cera, viértela con cuidado, para que el recipiente no estalle, y espera a que se enfríe. Tazas: lisas, de Sagaform (18,95 €/2), y con forma de flor, de Geneviève Lethu (28,50 €/2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas