Blanco sobre blanco

Si quieres acertar, recurre a este color en exclusiva para decorar todo un ambiente. Sus posibilidades son infinitas y los resultados, ¡más que deslumbrantes!

image
1 de 11
Salón blanco

Un toque cromático. Rompe el predominio del blanco con un mueble en un tono vivo, si quieres introducir un punto focal. Procura que su diseño sea singular: ten en cuenta que, al destacar, será lo primero que todos verán cuando entren al salón. Para justificar la elección de ese color atrevido, puedes incluir algunos detalles a juego, en este caso los cojines, a rayas multicolores que incluyen el naranja. De Ikea: sofá Karlstad (488 €), cojines con funda Dillne (24,95 € c/u) y sillón naranja Ullevi (349 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 11
Composición dinámica

Otra ventaja del color blanco es su capacidad para añadir profundidad visual. De ahí que, al sustituir una estantería de madera oscura por un diseño blanco, la pared donde se apoye parecerá alejarse. Para potenciar aún más ese efecto, alterna armarios y baldas sin trasera: la sensación de perspectiva será aún más acusada. Composición Dominó, de venta en PortobelloStreet.es.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 11
El arte del camuflaje

Gracias a su acabado en blanco, este aparador se funde con la pared, pintada en el mismo tono. Esa es la razón de que no se perciba como un elemento que obstaculiza el paso. Al contrario, parece que se ajusta al espacio casi como si se tratara de un diseño a medida. En primer plano, ensaladera de la firma Villeroy & Boch (79 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 11
En el dormitorio

La gama del blanco ofrece una riqueza infinita de matices. El efecto final depende de los tonos con los que se mezcle. Unas gotas de ocre, negro o rojo darán lugar a acabados marfil, perlados o rosas. La elección de uno u otro depende de la sensación que quieras conseguir. Por ejemplo, el marfil recrea atmósferas cálidas, de ahí que sea un excelente candidato para el dormitorio: ¡será tan acogedor que no querrás salir de él! La colección Provencale, de Laura Ashley, incluye piezas de madera patinada en marfil, con contornos redondeados para suavizar el ambiente. Cama de talla artesanal, con molduras y cabecero y piecero en lino. En 1,60 x 2,15 x 1,19 m (3.240 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 11
Velador blanco

La originalidad es un plus. Rompe esquemas y sustituye una de las mesillas por un velador. Este es de caoba lacada en blanco y mide 1,05 x 1,06 m. Lo encontrarás en PortobelloStreet.es.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 11
Sofá-cama

El estudio puede ser, a la vez, un cuarto de invitados. El diván Hemnes, de Ikea, incluye cajones para guardar la ropa de cama. En 2,11 x 0,87 x 0,86 m (349 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 11
Unificar espacios

Como hilo conductor. El color también puede servir de nexo de unión entre varios ambientes y prolongar, así, la sensación de profundidad. Es lo que sucede en este caso. El blanco dibuja una línea imaginaria que conduce nuestra vista desde el jarrón, en primer plano, hacia el diván situado en el lateral, el armario apoyado en la pared, las sillas del comedor y los armarios de la cocina. De Ikea: florero (12,95 €), vitrina Liatorp, en 0,96 x 0,34 x 2,14 m (358 €) y silla Ingolf para niño (39,95 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 11
Efectos ópticos de amplitud

Las líneas simples de los muebles y el esquema monocromático consiguen una agradable sensación de espacio y claridad en este comedor. El color blanco tiene la peculiaridad de captar y multiplicar la luz. En este caso, todo, incluido el suelo de madera decapada, se convierte en una superficie reflectante que contribuye a iluminar la habitación. El techo, al estar pintado en un tono más claro, parece alejarse visualmente, lo que provoca una sensación de más altura. Y las paredes, en un blanco perlado, dan un aire de elegancia al ambiente. Pinturas Blancos Naturales, de Bruguer (39,86 €/4 l).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 11
Centros decorativos

Una composición realizada con piezas en blanco tiene mucho encanto. La clave consiste en agrupar elementos similares, por ejemplo, jarrones y portavelas, de distintos tamaños y texturas. ¿Un must? Completarlos con flores, también, blancas. De Sia: portavelas (10 €), juego de 7 jarrones más bandeja (54 €) y flores.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 11
Vigas pintadas

Los ambientes con cubiertas a dos o más aguas incorporan viguería de gran belleza. Pero los planos inclinados pueden producir sombras que oscurezcan algunos rincones. La pintura blanca proporciona una dosis extra de luminosidad, que se puede duplicar con ventanas hasta el techo. Las cortinas Plissé, de Gradulux, las embellecen con su tejido en zigzag (desde 109,33 €/m2).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 11
Un tocador romántico

Busca diseños acordes con la singularidad del ambiente. Con sus patas torneadas y el frente en ondas, este tocador añadirá romanticismo a un espacio abuhardillado. De la firma Homes in Heaven, mide 1,05 x 0,52 x 0,82 m (575 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas