Nuevo rústico: Campo chic

La aparente sencillez del estilo rústico esconde una sofisticación que evoca las exclusivas residencias de la campiña británica. ¿El secreto? Recrear escenas de una vida selecta en plena naturaleza.

image
1 de 9
Materias primas

El indiscutible encanto de las piezas antiguas se perfila en forja y madera envejecida. Lo fundamental es que muebles, complementos y textiles entonen para crear una atmósfera natural y cálida. ¿Dónde puedes encontrar muebles similares? El sofá, en KA International; la lámpara, en Laura Ashley, y las sillas de jardín de hierro, en Unopiù.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Vajillas estampadas

Pueden ser de loza o de porcelana blanca, pero siempre decoradas, ya sea con estampados florales o con el clásico toile de Jouy, como esta jarra. Encontrarás diseños similares en la firma La Cartuja de Sevilla. En cuanto a los colores, la paleta base suele ser beis, con los motivos en fresa, azul o verde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Rústico chic

- Los estampados son esenciales en los textiles, pero también en los objetos decorativos. Las flores se mezclan con diseños clásicos, como el toile de Jouy, caracterizado por imágenes pastoriles, de la naturaleza o de acontecimientos del siglo XVIII.
- El mobiliario específico de exterior y los adornos para el jardín se tiñen en tonos blancos y entran en casa.
- Los ambientes están marcados por la claridad, con tonalidades tierra y beis como base y notas en colores pálidos: rosas, azules o verdes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Complementos envejecidos

Los adornos también lucen una intencionada pátina desgastada que destila elegancia. Jarrones de cristal, farolillos de hierro, lámparas y jaulas no deben faltar en un ambiente neo-rústico. Faroles, similares en Zara Home. El edredón de seda en color verde agua es de Laura Ashley.
El estilo cottage rescata del baúl muebles y complementos con pasado y los devuelve a un primer plano en interiorismo. Su lema es que lo usado ahora es actual y marca tendencia. Si quieres recrear esta decoración y no tienes ningún desván donde rebuscar, piérdete en almonedas y rastrillos en busca de objetos singulares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Muebles de exterior

Los muebles antes reservados sólo para el jardín ocupan posiciones privilegiadas en el interior de la casa. Con un velador de hierro y una tumbona con cinchas recrearás un rincón personal. Jarra, antigua. Candeleros, similares en House Doctor. Cojín, parecido en la firma Laura Ashley.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Textiles frescos

Son imprescindibles para dar viveza a un ambiente donde predominan los muebles envejecidos. A la riqueza del algodón natural se unen las mezclas con seda, terciopelo o lino. Encontrarás telas con estampado toile de Jouy en la nueva colección de la firma KA International. Cojines, de Zara Home.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Las formas del rústico

Vuelven las curvas y la decoración se suaviza con líneas sensuales y redondeadas. Mesas, secretaires, lámparas... Aunque el must de esta tendencia son los sofás, sillas y sillones de inspiración provenzal, contorneadas en respaldos y asientos, y con patas estilo Luis XV.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Matices del rústico

Añade valor a la decoración con detalles en cristal. Incorpora jarrones, bien de estilo refinado o soplados artesanalmente. Los primeros evocarán la elegancia de las exclusivas casas de campo inglesas, mientras que los segundos recuperarán la autenticidad de las sencillas viviendas rústicas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
El estilo

Combinar piezas antiguas en diferentes acabados, con predominio de la madera envejecida o decapada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas