El efecto primavera en la decoración

Se acerca, lo estamos deseando, y se nota en los colores que visten la casa: tonalidades atractivas que despiertan los sentidos con toques ácidos, vitales y muy optimistas.

image
1 de 6
El poder de los textiles

Manteles, servilletas, cortinas, colchas, plaids, pufs, cojines, edredones... Las telas que visten las estancias tienen un gran valor decorativo en el conjunto. Sé previsora ya que tendrás que sustituir los textiles más cálidos y pesados por otros ligeros de algodón y lino que también se tiñen de blancos, beis, rosas, verdes y azules pálidos, incluso, para vestir la mesa. Tela impermeabilizada modelo Gerbera, en 1,50 m de ancho (36 €/m aprox. en Linum).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
También en la mesa

Todos los esfuerzos son pocos para dejar atrás la oscuridad e, incluso, la vajilla y la cristalería contribuyen a traer la luz a casa. Adelántate al buen tiempo con diseños coloridos y con flores; los encontrarás en Zara Home. Cajas de cinc, similares en House Doctor.
Recuerdos: Recupera algunas piezas sueltas de las alacenas de tus familiares, esas que quedan desparejadas con los años, y crea tu propia composición. Si son de porcelana, merecen un cuidado especial. Coloca un trozo de tela o de papel burbuja entre cada plato para evitar que se deterioren.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Motivos ornamentados

Flores, grecas o medallones inspirados en el Romanticismo o en el Barroco son motivos que adquieren protagonismo. Dado su poder decorativo, los tonos de baja intensidad son los adecuados para neutralizar el efecto de su diseño sin recargar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Viste la mesa de color

Prepara una merienda que sea un estallido de color. Viste la mesa con manteles de lino, hilo, rafia y fibras ligeras, que evocan el verano, y una coqueta tetera. Acompáñalos con unas pastas y una conversación interesante. ¿Qué más puedes pedir? Tetera, similar en El Corte Inglés. En Ikea encontrarás individuales y blondas en color para decorar la mesa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Pinceladas de naturaleza

Las gamas de los azules y de los verdes introducen el mar y la montaña en nuestra casa. Toma nota de estos trucos para renovar una habitación: un toque de color en una pared o un panel textil que decore un frente o independice ambientes será suficiente para transformar cualquier estancia.

Frescura: Las flores son el adorno por excelencia y dan vida a los espacios de forma espectacular. Existen alternativas más económicas, como las ramas de madera o las cañas de bambú, pero son más invernales. ¿El término medio? Un arreglo con juncos, hojas grandes o varas verdes flexibles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Mobiliario entonado

Puedes utilizar el recurso del color para destacar un mueble o para integrarlo visualmente en el frente que ocupa. La mezcla de acabados aporta riqueza al ambiente, así que prueba a combinar una librería en color gris piedra con un aparador y una mesa en blanco. Librería Amandine (1.190 € en Maisons du Monde).

Recuperar: Esta tendencia de colorear los muebles es perfecta para dar una segunda oportunidad a modelos viejos. Conviene retirar la pintura o el barniz originales, lijar, limpiar bien y dar la nueva mano de pintura. Si el interior está deteriorado, fórralo con papel pintado y quedará como nuevo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas