Refresca la decoración de tu casa

Existen recursos decorativos que ayudan a adaptar la casa a temperaturas más cálidas. Son fáciles de poner en práctica, tienen un coste razonable y dan excelentes resultados. Plántale cara al calor y baja unos grados la temperatura de tu casa.

image
1 de 12
Un dormitorio celeste

Este color pastel es un recurso seguro para bajar visualmente la temperatura del dormitorio. Su combinación con acabados naturales -maderas claras, laca en tono marfil o vainilla- produce un efecto acogedor que no resulta caluroso. Funda nórdica Azul Chambray, para cama de 1,35 a 1,50 m (229,05 €). De Lexington.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 12
El comedor se viste de verano

Un ambiente cálido se puede transformar en un espacio fresco, incluso aunque esté presidido por una chimenea. Basta con retirar las cortinas gruesas -en este caso, las ventanas se han dejado desnudas- y sustituir el mantel por caminos de mesa. La sensación de perspectiva y la visión de las patas aligera el efecto final y el comedor gana un punto de frecura. De la firma Sia: sillas, con respaldo de rejilla (335 € aprox.) y tapizado (240 € aprox.); candelabro y caminos de mesa (29,80 € cada uno aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 12
Un comedor de estilo marinero

Evoca el paisaje costero con detalles y complementos. Una estantería sencilla de madera decapada en azul turquesa, las conchas recuperadas durante tus paseos por la playa, una colección de sombreros de paja colgados en la pared... Cualquier elemento que recuerde el encanto de las casas de playa aporta una bocanada de frescor al ambiente. ¿Un básico que nunca falla? Plantas, tanto de interior, como en terrazas, balcones y alféizares de ventanas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 12
¡Vaya par de frescos!

Las telas en colores azul y verde, bien dosificadas, ejercen un efecto más cool que un espacio decorado por completo en color blanco. Plaid confeccionado con la tela modelo Maje, en algodón 100%. Pertenece a la colección Lilac, de la firma Maison Decor. En 1,60 m de ancho (32,40 €/m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 12
Fundas para las sillas

Son la solución para dar un aspecto veraniego a los asientos con tapicerías o materiales asociados al invierno. Para confeccionarlas, recorta una pieza de tela que se adapte a las medidas del asiento, de manera que oculte el frente y el respaldo. Calcula un par de centímetros más por cada lado, para hacer las costuras. Fija unas cintas en los laterales para anudarla y que no se caiga. Algodón Alcalá, de Pepe Peñalver (41,79 €/m).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 12
Un jardín dentro de casa

Los vinilos adhesivos llenan las paredes de flores y mariposas. Patchwall, de la firma Plage, es un nuevo concepto de stickers combinables entre sí que permiten recrear la naturaleza con un adhesivo independiente o diseñar tu propia composición. Las posibilidades abarcan desde un panel de 2,60 x 0,60 m, hasta cuadros de 29,5 x 29,5 cm o láminas estampadas de diferentes tamaños (desde 49,90 €).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 12
Pura claridad

Los muebles blancos transmiten sensación de frescor; pero la incidencia directa del sol sobre esta gama provoca tal reflexión de la luz que ésta puede llegar a ser cegadora en espacios abiertos. Para evitarlo, crea zonas de sombra con cañizo, toldos... Sofá Cocoon 68 XXL, de Esprit Home; en 2,70 x 1,78/1,05 x 0,82 m (2,650 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 12
Cortina de lamas regulables

Herencia de la cultura árabe, la penumbra es básica para contrarrestar las horas de máximo calor. La firma Gradulux permite graduar la intensidad de la luz con las cortinas Facette. Se componen de dos capas textiles con tramos opacos y translúcidos móviles que se pueden cerrar por completo para oscurecer el ambiente o graduarlos de forma que penetre la luz sin que nadie nos vea desde el exterior. Están disponibles en lamas de diferentes anchos y colores. En 1 x 1 m (298 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 12
Pintura azul

Su capacidad para absorber la luz se traduce en la creación de atmósferas frescas. Pero esta misma peculiaridad la hace recomendable sólo para las habitaciones muy luminosas, en las que no exista el riesgo de que provoque un efecto de oscuridad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 12
En las ventanas, pesos contra la brisa

La visión de un mantel agitado por un viento ligero provoca sensación de frescor. Y lo mismo sucede con un visillo que aletea en la ventana cuando se crea corriente dentro de la casa. Para que los tejidos mantengan una cadencia suave en el movimiento y no vuelen de forma caótica, coloca en la base un pequeño contrapeso. Por ejemplo, unas pinzas decoradas con una piedra pintada, con conchas marinas o con imanes de formas divertidas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 12
Ropa de cama

El sofoco de las tórridas noches veraniegas se puede combatir con sábanas de algodón. A diferencia de las composiciones mixtas, que incluyen un porcentaje de materiales sintéticos, el algodón facilita la transpiración de la piel y evita la acumulación del calor. Sábanas modelo Gingko, de Marimekko (desde 125 €/juego).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 12
Alfombra

Pese a la creencia general, la lana es un excelente aislante del calor. El modelo LLuna, de Francisco Cumellas, está realizado de forma artesanal. Su disponibilidad, en un amplio abanico de colores, permite personalizar cada modelo combinando tonos, diseños e, incluso, formas (309 €/m2).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ideas