'Wall Layering' o cómo convertir las paredes en arte (y que Picasso resucite de la envidia)

Para disfrutar de una galería de arte, no hace falta salir de casa, ¡y estas paredes lo demuestran!

Pared decorada con cuadros
DesenioInstagram

Si en tu casa abundan las paredes ''como Dios las trajo al mundo'', es decir, desnudas, ¡enhorabuena! La última tendencia que triunfa en Instagram se llama Wall Layering, y consiste en transformar rincones vacíos de las paredes en auténticas obras de arte donde la imaginación no conoce límites.

Como si de exposiciones temporales se tratasen, la decoración cambia según la estación, el ánimo, o los gustos personales. Y es que las posibilidades son infinitas, pudiendo utilizar elementos originales como tapices, alfombras, o fotografías para crear collages únicos. ¿Te apetece un poco de inspiración?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Aires botánicos

Inspírate en la botánica y elige varios cuadros de tamaños distintos con fotografías de plantas. Pero no te quedes ahí y atrévete a añadir elementos naturales, como una corona de hojas. ¡Verás qué collage tan bucólico!

2 Espíritu bohemio

Si siempre has soñado con vivir en el París de los años veinte, sentimos decirte que la máquina del tiempo aún no existe.

Para remediarlo, lo que puedes hacer es llenar una de las paredes del salón con ilustraciones de arriba a abajo. Y cuando decimos abajo, nos referimos a colocar sobre el suelo la primera fila de cuadros. ¡Le darás un aire bohemio chulísimo!

3 Indie

Un dormitorio fresco y juvenil es sinónimo de una decoración ecléctica, como el de la blogger Liz Kamarul, donde varias ilustraciones de estilo retro superpuestas, conviven con máscaras étnicas en la pared. ¿Por qué no?

4 Arte chic

¿Buscas algo más sofisticado? Elige un cuadro que impresione como pieza principal, enmárcalo con una lámpara mid-century, y juega con los colores y las formas del papel pintado para crear un fondo de lo más artístico.

¿Quieres darle todavía más carácter? Apuesta por las plantas para cerrar el conjunto.

5 Territorio Indio

Lo bueno de los murales es que permiten crear ambientes originales que, de otra forma, no podríamos concebir.

Aquí, las montañas americanas se acompañan materiales naturales como el mimbre o la madera, y estampados navajos que refuerzan la sensación de estar a punto de encontrarnos con los Sioux.

6 Nature

De nuevo, las plantas creando un rincón que recuerda a la selva tropical. ¿Las claves? Dos ilustraciones de palmeras, plantas reales por doquier, y una mesa que parece haber sido tallada por el mismo Tarzán. ¿Notas el frescor?

7 Retro

Siempre has sentido que naciste en la década equivocada, ¿verdad? Pues una de los métodos para paliar tu nostalgia es crear tu propio collage vintage en la pared del aseo.

Unos azulejos coloridos de estilo retro serán el lienzo perfecto. Después, todo lo que tienes que hacer es decorar la pared con recortes de revistas, discos de vinilo y posters de películas antiguas.

8 Pasión por el diseño

Darle vida a tu despacho es fundamental para fomentar la creatividad (sobre todo si te dedicas al diseño o la fotografía). Así que no lo dudes y viste la pared con imágenes que te inspiren, pero no te olvides de darle un toque personal, ese detalle que marcará la diferencia... Por ejemplo, una guirnalda de luces coqueta, un jarrón sobre el escritorio, algún recuerdo de tus viajes...

9 Reflejos
Maisons du Monde

Esta unión de siete espejos metalizados es un comienzo estupendo para empezar a darle forma a tu pared.

Cómpralos

10 Grabados
Lola Home

Otra opción, si no quieres complicarte mucho la vida, es comprar un mural decorativo que se encargue por sí solo de dar protagonismo a la pared del salón. Lo único que necesitarás es una pared amplia.

Llévate el mural

Publicidad - Sigue leyendo debajo