Lucky Bambú, la planta de la suerte

Así llaman en distintos países a la Dracaena senderian.

bambú de la suerte
Hearst

El bambú de la suerte o Lucky bamboo, realmente no tiene nada que ver con la Phyllostachys Aurea, la planta del bambú que nos resulta mucho más popular. En el caso que no ocupa recibe el nombre por la forma que tiene su tallo. Se trata de una vara recta que puede medir entre 10 cm y un metro, con unos nudos de los que salen los brotes y unos entrenudos en los que crecen las raíces de la planta.

Muchas veces tiene en la parte superior lo que se ha dado en llamar “el sacacorchos”, que, en realidad, es un pequeño tallo que forma una espiral. Su nombre científico es Dracaena senderiana y es de la familia de las agaváceas, la misma a la que pertenecen el tronco de Brasil y la drácena de Madagascar.

Se cree que procede de África, pero su cultivo está más extendido en el continente asiático. Por ejemplo, en China tienen la costumbre de regalar un bambúa en Año Nuevo, para atraer la buena suerte. Y también es un obsequio muy recurrido cuando se compra una casa o se inaugura un negocio.
Su cultivo en el interior de la casa es bastante sencillo, ya que necesita pocos y sencillos cuidados y resiste los espacios con poca luz, por lo que es perfecta para decorar cuartos de baño y llenarlos de frescor con su color verde.

- ¿Qué condiciones hay que tener en cuenta a la hora de comprar un bambú de la buena suerte? Un ejemplar estará sano si tiene el tronco en color verde, sin que esté amarilleando por ningún lado. Las raíces ha de ser claras y los brotes que acaben de salir, verdes y brillantes. Ten la precaución a la hora de comprarlo de elegir siempre la planta que tenga más brotes.
- ¿Se pueden cultivar en maceta con tierra? Sí, claro, como cualquier otra especie de drácena. Lo que sí es importante es eligir siempre tierra especial enriquecida para plantas de interior y también regar sin demora cuando veas que el sustrato se queda como seco. Prueba a pinchar con una aguja de hacer punto y te darás cuenta.
- ¿Se puede hacer que crezca más deprisa? Las condiciones más adecuadas para que crezca bien son una temperatura cálida y luz indirecta.

CUIDADOS DEL BAMBÚ DE LA SUERTE

- Luz: Lo mejor es que lo pongamos en un lugar donde haya luz intensa pero sin que le dé directamente la luz de sol ya que sino se quemaría. El bambú crece tanto a la luz como a la sombra.
- Temperatura:
La temperatura ideal es la que está entre los 18º C y los 24º C. Aunque aguanta bien entre 10º y 30º.
- Riego:
Si está en un recipiente con agua hay que cambiarla una vez por semana en invierno y cada dos semanas en verano. Dos veces por semana vaporiza el follaje, nos servirá también para quitarle el polvo. Si está plantado en tierra, riega cuando veas que el sustrato se queda como reseco. En ambos casos es recomendable dejar reposar previamente el agua para que pierda el cloro.
- Abono:
Una vez al mes añadiremos al agua unas gotitas de fertilizante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Problemas más comunes
Hearst

Al ser una planta resistente no nos encontraremos con muchos problemas si tenemos cuidado con no pasarnos con el agua y con el sol directo. Los más frecuentes son:
- Cochinillas.
Las eliminaremos sin problemas con alcohol.
- Manchas marrones y amarillas
en las hojas. La causa son los hongos, así que, además de utilizar un fungicida especial, suspende la pulverización con agua.

2 Un centro decorativo
Hearst

¿Qué recipiente es el más adecuado para colocarlo? Si quieres lucir el bambú de la suerte te quedará precioso en un jarrón de cristal con piedrecitas de colores en el fondo. Éstas servirán de agarre a las raíces y darán más estabilidad a la planta. Hay que poner muy poco agua, justo para que cubra bien las raíces.

3 Macetero muy original
Hearst

Para hacer este centro, sólo necesitas tallos de bambú secos, un recipiente, una base, un poco de silicona, alambre, espuma de jardinería y, en este caso, un bonito ramo de tulipanes.

1. Corta los tallos iguales y ábrelos, con un cuchillo afilado, por el centro: dos medios bambús.
2. Une con el alambre los medios troncos, por tres puntos, arriba, en el centro y abajo. Te será más fácil si utilizas un punzón para hacer los agujeritos por donde pasar el alambre; une los extremos.
3. Para el macetero, pon un poco de pegamento o silicona en el extremo de cada tallo y pégalo a la base.
4. Cuando ya esté seco, mete el recipiente elegido y pon en su interior la espuma de jardinería. Humedécela y ve clavando en ella las flores, empezando desde el centro.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo