Ideas para que tu casa luzca como nueva

Ciertas tareas domésticas son inevitables si queremos mantener nuestra casa como nueva; líate la manta a la cabeza y deja la tuya como los chorros del oro.

image
1 de 6
Manteles como nuevos

Una vez al año conviene dar una vuelta a los manteles; lavar los de algodón o fibras a máquina en agua fría y los más delicados, de organdí o batista, a mano y con un puñado de sal para que pierdan el apresto y la suciedad. En ambos casos, los manteles se han de tender a la sombra bien extendidos sin dejarlos secar mucho y, a la hora de guardarlos, hacerlo sin almidón y protegerlos de las polillas.
Manteles, de Bloomingville.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
La ropa del baño

Lavar las toallas tiene también su truco para que queden mullidas y esponjosas. Para empezar, si son nuevas, se debe evitar el suavizante en los primeros lavados, así se previene el pelo apelmazado. Después se deberá añadir muy poquito y, si se puede, dejarlas tendidas al sol. A la hora de guardar las toallas en fundamental que estén ventiladas para que no cojan olor a humedad.
Toallas, de Coco-mat.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Hidratar la madera

Cuando llega el calor es el momento de nutrir los muebles de madera natural que tenemos en casa, es decir, los que carecen de barniz o cera. El aceite de linaza o de teca es un magnífico hidratante. Otra solución, natural al 100%, son los frutos secos; se coloca en un mortero un paño de algodón con nueces o cacahuetes dentro, se machaca, se cierra el paño y se frota con él la madera. El resultado, ¡impresionante!
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Copas relucientes

Para que la cristalería quede perfecta, sin marcas y brillante, se debe lavar con agua caliente, una gota de lavavajillas y frotar con un cepillo que no raye, como éste, de Vigar (4,95 €). Después, aclarar cada pieza por separado en una solución de agua y vinagre blanco y finalizar con agua caliente. Dejar secar sobre un paño de cocina limpio.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Cuidado con la polilla

Edredones, mantas y plaids son un sabroso banquete para estos bichitos. Para proteger la ropa de cama de invierno se puede emplear naftalina o, si se prefiere, algo más natural: sacos de lavanda o piel de cítricos.
Armario blanco de la firma Maisons du Monde (649 €).
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Azulejos como nuevos

Las juntas que hay entre baldosas se oscurecen con el paso del tiempo por más que pasemos la fregona. De vez en cuando una lechada es una estupenda solución, pero mientras tanto, conviene cepillarlas con lejía diluida en agua caliente y frotar bien con un cepillo de cerdas duras. Notarás el cambio.
Canasta (15,95 €), cubo (4,95 €) y cepillo (4,95 €), de Vigar.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar